Inicio » Actualidad, Portada

Aceleraron la inversión en vivienda, agua y cloacas

31/03/2017 |

Frigerio aumentó los trabajos en obra pública y superó a la de Transporte; Energía, lo más rezagado.

En la carrera de los ministros por apurar la obra pública, Rogelio Frigerio va rápido. Después de un año complicado para la ejecución presupuestaria, las partidas que se destinan a inversión en infraestructura han encontrado en el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda el principal ejecutor. Por unas décimas, pero le gana al segundo, su colega de Transporte. Lejos, casi rezagado está el Ministerio de Energía, el otro gran constructor del país.

Según los datos que surgen del Ministerio de Hacienda, Frigerio y sus funcionarios utilizaron el 13,7% del total del crédito vigente para gastos de capital para todo el año en los primeros dos meses del año. Lo separa una décima de la performance de Guillermo Dietrich y el Ministerio de Transporte, pero la gran diferencia es la comparación con 2016.

En aquellos dos primeros meses del año pasado, el Ministerio del Interior había ejecutado apenas el 5,3% del presupuesto definido para inversión, mientras la cartera de Transporte, en el mismo período, ya contaba con desembolsos por el 15,5% del presupuesto. En la comparación de año contra año, Frigerio aumentó su indicador un 166%.

Justamente el Ministerio del Interior fue centro de críticas el año pasado, al inicio de la gestión del presidente Mauricio Macri. Lo acusaban de frenar mucha obra pública, puntualmente, los planes de vivienda. “Lo que pasó fue que nos encontramos con una mezcla de Estado desmantelado y corrupto. No había controles, teníamos una deuda de $ 10.000 millones, todas las obras paralizadas a octubre de 2015 y más de la mitad sin haber recibido pagos en 2015”, reconoció Frigerio. Sin aquellos problemas, la aceleración del gasto en obra pública parece ser la característica del este 2017.

“Venimos con una muy buena ejecución ya que en realidad es un bimestre de 45 días. Los primeros quince días del año, la mayoría de los movimientos están relacionados con el cierre del año anterior”, dijo el titular de Interior.

El Ministerio de Energía, que conduce Juan José Aranguren, es el más rezagado. Apenas ejecutó en los primeros dos meses el 2,3% del dinero que tiene asignado para inversión. El llamado gasto de capital llegó a apenas 2,3% en los primeros dos meses del año, por debajo, aún del 3,1% que anotó el año pasado.

En total, para gastos de capital, el presupuesto reservó $ 141.955 millones contra $ 119.153 millones del año pasado. De ese monto, el 32% lo tiene el Ministerio de Transporte. Lo sigue el del Interior y Obras públicas, con el 26% y el de Energía, con el 15%. El resto de los ministerios tienen el restante 27. Acá se esconde otro dato interesante. Sucede que los “otros ministerios” sólo ejecutaron el 3,9% del total.

Salvo las carteras de Interior y Transporte, los demás ministerios están lejos.

 

Cambio de planes

Si de gestión se trata, el análisis de los números brinda un panorama claro. Los gastos de capital que habían utilizado los funcionarios que conduce Frigerio en el primer bimestre de 2016 representaban el 17% del total de ese rubro. Un año después esa cifra saltó al 38%.

“Tenemos 70.000 viviendas en ejecución, la mayoría de ellas con fecha de terminación en el año. Muchas fueron empezadas por nosotros con un criterio de planificación urbana muy distinto. Le doy un ejemplo, tres de cada 10 casas no tenían acceso a servicios básicos como agua potable, cloacas o gas natural, básicamente afectadas por las urgencias de mostrar la obra rápida sin que se haga la infraestructura que no se ve”, agregó el ministro.

Al igual que en Transporte, en el Ministerio del Interior se amplió la cantidad de oferentes en las licitaciones.

“Somos el ministerio de las pequeñas obras”, repite Frigerio. Se refiere a la cantidad de pequeños obradores que implican los proyectos, especialmente, de agua y cloacas, aunque también de viviendas. “Tenemos más empresas oferentes en las licitaciones que las que habían en el gobierno anterior. En precio, estamos un 40% por debajo de la anterior administración”, agregó.

Justamente por el que tiene a cargo las pequeñas obras públicas, Frigerio sabe que tendrá que incluir a las cooperativas en la planificación. “Hay proyectos de Plan Nacional de Hábitat que los incluyen, y algunos de viviendas. En los de Hábitat, los mismos vecinos beneficiarios de la obra son los integrantes de las cooperativas. Además, consideramos que no hay competencia entre los trabajadores de la Uocra y los de las cooperativas. Se complementan”, dice.

En lo que va del año, Frigerio llamó a 47 licitaciones por un total de $ 5099 millones que se suman a las 261 del año pasado y que importaron $ 33.287 millones. Esas cifras incluyen la Secretaría de Obras Públicas, la empresa AySA y el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enhosa).

En Transporte, por caso, la ejecución está de la mano de varios proyectos con Vialidad Nacional como uno de los principales inversores de obra pública, aunque el ferrocarril y el mejoramiento de los puertos son otros de los ítem que se anotan.

Fuente: La Nación

Dejar un comentario