Inicio » Vialidad

La licitación retrasó inicio de obras en la ruta 35

16/06/2017 |

Un ingeniero de Vialidad Nacional visitó la zona donde se hará el alteo. El proyecto está listo pero la licitación tuvo sus demoras y en Buenos Aires debían definir el presupuesto, según las propuestas presentadas por las empresas interesadas.

El esperado alteo en la ruta nacional 35 viene demorado por la definición de presupuestos en Buenos Aires, para la licitación donde participan dos empresas. Desde la sede pampeana de Vialidad Nacional indicaron a LA ARENA que la obra en dicha arteria debe llevarse a cabo “ahora” pero el inconveniente es la definición del presupuesto desde la casa central.

Esta obra es una de las denominadas de emergencia, para solucionar las condiciones de la ruta ante el avance del agua. Son 1.500 metros de alteo. Las oferentes son Jubete y Arvial, y la comparativa de precios por los presupuestos presentados se analizó en la sede de vialidad en la tarde del pasado viernes.

Cabe recordar que producto de la emergencia hídrica vialidad ha debido incluir diferentes obras en las rutas nacionales que no estaban previstas y con premura debió dar comienzo a los proyectos y licitaciones en diferentes provincias.

Por otra parte está la repavimentación de 1.200 kilómetros que va desde Winifreda hasta el límite con la provincia de Córdoba, con una licitación obtenida por las empresas Vial Baires y Mapal que estará con los trabajos a la altura de Rancul. Obra que se deberá iniciar su ejecución entre este mes y julio.

 

Dos meses cortada.

El intendente de Embajador Martini, Ariel Bogino, indicó que hace dos meses que está cortada la ruta por el agua sobre el pavimento y con el consecuente perjuicio al estado general del pavimento. La laguna Chadilauquen rebalsó y afectó a la ruta 35, y si bien las precipitaciones mermaron el agua todavía está por sobre los niveles normales.

Bogino señaló que la obra de alteo es necesaria y tiene conocimiento de la presencia de un ingeniero de vialidad en la zona durante esta semana pero no hubo una comunicación oficial al municipio. Además, indicó que desde el área hídrica de la provincia se facilitaron a vialidad datos acerca de la altura necesaria para el alteo, las alcantarillas existentes y los niveles de agua.

En cuanto a la localidad, el mandatario confirmó la necesidad de transitabilidad por la ruta y en cuanto a la zona urbana de Embajador Martini indicó que vienen trabajando aún con unas ocho bombas para poder bajar los niveles de las napas. Bogino señaló que los 50 milímetros de lluvia registrados la semana pasada, empeoraron la situación y por esa razón siguen bombeando.

La posibilidad de una obra que solucione esta complicación, según el intendente, se consideró pero el punto principal a considerar es que en estos meses no se inundaron los mismos barrios que con las inundaciones pasadas de fines del 2016. Por lo tanto, el uso de las bombas permite adaptarse a esos cambios en la acumulación de líquidos.

Fuente: La Arena

Dejar un comentario