Inicio » Arquitectura

Chubut El Gobierno proyecta la construcción de 883 viviendas bajo el esquema de Participación Público-Privada

13/04/2018 |

El andamiaje del nuevo formato para la obra pública ya está en marcha y en Chubut hay casi 900 viviendas que serán iniciadas bajo esta plataforma. En las cámaras de la construcción hay desconfianza porque aseguran que las empresas no tienen “espaldas” para financiar estos proyectos.

Desde Nación convencieron a los gobernadores que con este nuevo esquema de Participación Público-Privada (PPP) llegaría una lluvia de inversiones para la obra pública. Este derrame es observado con cierto escepticismo en el mundo empresarial y este ensayo al cual adhirieron las provincias no termina de despegar.

En el caso puntual del distrito que gobierna Mariano Arcioni, está previsto durante 2018 la construcción de 883 viviendas bajo el paraguas de PPP.

El gobernador describió en el discurso inaugural de sesiones ordinarias que este esquema va moldeándose lentamente y una prueba fehaciente es que el gobierno ya tiene “en etapa de programación y con proyecto ejecutivo un total de 883 viviendas que se encuentran en proceso de reconversión hacia el nuevo sistema”.

Esta nueva modalidad es mirada de “reojo” por el sector empresarial, particularmente en la provincia del Chubut, donde el Estado mantiene una deuda de 850 millones de pesos con las compañías en concepto de obra pública.

De ese total, 600 millones de pesos están atados exclusivamente a la deuda que mantiene el Instituto Provincial de la Vivienda con las firmas por la construcción de casas.

Este atraso hace insostenible que en el corto plazo las sociedades puedan desarrollar proyectos de esta envergadura producto de la falta de solidez económica. El presidente de la Cámara de la Construcción, Patricio Musante, había confirmado que esta nueva modalidad “no termina de florecer” a nivel nacional, con lo cual en Chubut “ni siquiera es incipiente”.

Esta intención de que el sector privado participe en las inversiones del sector público genera un dilema en Chubut: ante la escasez de financiamiento de las compañías provinciales, se allana el camino para que otras constructoras extraprovinciales desembarquen en el mercado local.

 

Los números de las viviendas en 2017 y 2018

Las proyecciones esbozadas en el inicio de la gestión quedaron relegadas producto de varios factores. La tercera gobernación de Mario Das Neves tenía en los planes la construcción de 10.000 viviendas nuevas, un plan ambicioso que quedó totalmente desarticulado.

Los motivos son estrictamente indisociables a la realidad económica y financiera que atraviesa la provincia del Chubut, sumado a los atrasos constantes de envíos de fondos por el gobierno nacional.

Este “mix” redujo sustancialmente las pretensiones del gobierno provincial y durante 2017 se entregaron 731 viviendas, que estuvieron engrosadas por un total de 351 soluciones habitacionales.

Esta parálisis en el desembolso de inversiones y falta de liquidez de la gestión provincial, provocó una desaceleración considerable en las ambiciones de Fontana 50, que desde diciembre de 2015 tenía en los planes la construcción de 2.500 viviendas por año.

Los indicadores de 2018 tampoco son alentadores y aunque Arcioni prevé la entrega de 1.738 viviendas nuevas, el déficit constante, sumado al esquema de Participación Público-Privada que no está del todo aceitado, atentan seriamente contra esta planificación que tiene en carpeta el gobierno.

Por último, las cifras que recepcionó el gobernador desde el Instituto Provincial de la Vivienda para este 2018, es que habrá un total de 558 soluciones habitacionales.

Bajo este contexto complejo, las empresas constructoras de Chubut se encuentran en una encrucijada entre una nueva plataforma de obra pública y el desfinanciamiento como consecuencia de atrasos en los pagos por parte del Ejecutivo provincial.

Fuente: El Chubut

Dejar un comentario