Inicio » Actualidad

Ghella de Italia cobra lazos con el clan Macri

01/02/2019 |

Empresas en esta noticia

La empresa familiar, que durante mucho tiempo ha tenido una buena relación tanto con el presidente como con su padre, ahora tiene una participación del 71 por ciento en el consorcio que supervisa el proyecto ferroviario Sarmiento de 3.000 millones de dólares.

En las fangosas aguas de los proyectos de obras públicas de América del Sur, una empresa italiana de propiedad familiar surgió como uno de los mayores ganadores regionales después de que el escándalo de injerto de Odebrecht afectara a una red generalizada de corrupción público-privada, eliminando a empresarios, empresas y políticos. Ghella, una empresa fundada en 1894 e involucrada en grandes proyectos como el Ferrocarril Transiberiano y el Túnel Ferroviario Kowloon en Hong Kong, ha construido una presencia en Argentina, gracias en gran parte a su proximidad con el padre, contratista y presidente del presidente Mauricio Macri. Desarrollador Franco Macri.

La compañía abrió oficinas en Buenos Aires en marzo de 2006, dos años antes de ganar la licitación para el túnel del ferrocarril Sarmiento junto a Odebrecht, Iesca de Franco Macri y la firma española Comsa. Mientras tanto, Ghella adquirió el 50 por ciento de ODS, la compañía tenedora que era propietaria de Iesca, al mismo tiempo que Franco pasó el control de la compañía a Angelo Calcaterra, su sobrino (y el primo del presidente).

La fuerza de Ghella siempre ha estado en túneles subterráneos, desde la construcción de subterráneos y metros hasta obras hidráulicas, y actualmente la compañía está dirigida por Lorenzo Ghella, un economista que pertenece a la quinta generación de la familia. Otro atributo clave de la firma parece ser la generación de relaciones comerciales. En todo el continente, Ghella ha trabajado en proyectos junto con la firma brasileña Odebrecht, como en la Ruta del Sol de Colombia y el sistema de metro de São Paulo.

En Argentina, Ghella buscó el proyecto de túnel subterráneo ferroviario Sarmiento, cuya licitación fue inaugurada por Néstor Kirchner en 2006. En 2008, Cristina Fernández de Kirchner adjudicó el proyecto al consorcio de cuatro empresas después de firmar un contrato de US $ 889 millones. Doce meses después, y sin pasar por ningún otro proceso de licitación, el contrato se extendió para incluir las tres etapas del proyecto de construcción, con un precio que se incrementó a US $ 3,4 mil millones. Parecía un buen negocio para todos los involucrados, tanto que todo el proceso ahora está bajo investigación por posibles sobornos y sobornos, con informes que indican que los contratos pueden haber sido impulsados ​​por costos un 30 por ciento más de lo necesario.

Ghella también fue tras otro proyecto que está estrechamente asociado con el clan Macri. En 2008, la empresa familiar ganó la licitación para construir el túnel subterráneo para el Arroyo Maldonado, responsable de gran parte de las inundaciones en la Ciudad de Buenos Aires. Le ganó a Odebrecht el acuerdo y firmó un contrato por aproximadamente US $ 150 millones con el entonces señor de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri.

Ghella se aseguró una posición aún más dominante, sacando al asediado Odebrecht del proyecto Sarmiento y asumiendo su participación, tomando la participación de la firma italiana en el nuevo consorcio del 37 por ciento al 71 por ciento.

Los socios en el proyecto también han cambiado, con Iesca oficialmente con el nombre de Sacde después de que fue adquirida por Marcelo Mindlin, propietario de la potencia energética Pampa Energia, la compañía de electricidad Edenor, y los activos argentinos de Petrobras, entre otras participaciones.

Fuente: Buenos Aires Times

Dejar un comentario