Inicio » Ingeniería, Portada

Vaca Muerta Cinco propuestas de ductos y un pedido

10/05/2019 |

La Secretaría de Energía de la Nación recibió 5 proyectos para ampliar el transporte desde Vaca Muerta. Dos planteos se centran en extender las actuales redes y los otros buscan crear nuevas líneas. Las firmas reclamaron reglas claras y tarifas acordes.

La convocatoria realizada por la secretaría de Energía de la Nación para que tanto las productoras como las transportistas presenten proyectos para mejorar los gasoductos que parten de la zona de Vaca Muerta, cerró esta semana con cinco propuestas.

A diferencia de otros procesos, en esta oportunidad el objetivo de la secretaría que conduce Gustavo Lopetegui, fue obtener proyectos para proceder en una segunda etapa a la licitación del que considere mejor o incluso de un mix de las propuestas presentadas.

Según se supo de los cinco planteos que Nación recibió, dos correspondieron a ampliaciones sobre los gasoductos ya existentes. Pero junto a las iniciativas las firmas dejaron en claro que para poder concretar cualquiera de las propuestas se requieren reglas estables en el tiempo y tarifas acordes a la inversión, que destacaron deberían ser en dólares.

 

En números

800 millones de dólares es el costo que se estima podría tener el primer tramo del nuevo gasoducto proyectado.

 

Una de esas propuestas provino de Transportadora Gas del Norte (TGN) que propuso una mejora sobre el sistema Centro Oeste para ampliar su actual capacidad de transporte -de 32 millones de metros cúbicos diarios- por medio fundamentalmente de nuevas plantas compresoras.

En el segundo grupo de proyectos Nación contabilizó tres propuestas para el tendido de un nuevo gasoducto troncal que parta desde la cabecera de los actuales Neuba I y II y tenga como destino final la zona de Buenos Aires y Santa Fe. Si bien las iniciativas contemplan variantes, tienen en común que se proyectan para ser construidas en dos etapas, siendo la primera a Salliqueló, a las afueras de Bahía Blanca.

Ese nuevo punto permitiría ampliar no sólo la oferta de gas para el polo petroquímico de la zona, sino también permitir avanzar hacia el desarrollo de un proyecto exportador de Gas Natural Licuado (GNL)de mayor escala al de la barcaza que ensaya YPF.

Precisamente YPF fue una de las firmas que presentó uno de estos proyectos, en asociación con Transportadora Gas del Sur (TGS). La propuesta contempla que la segunda etapa del ducto se extienda hasta San Jerónimo, un punto de conexión central del sistema de TGNpor medio del cual el gas podría llegar tanto a la zona norte del país, como al cordón industrial de Rosario o bien hacia el sistema de GNEA para aprovisionar al Gran Buenos Aires.

 

En números

15 de metros cúbicos de gas por día podrían adicionarse a los actuales gasoductos troncales con una serie de ampliaciones.

 

TGN por su parte planteó que el segundo tramo del nuevo gasoducto se extienda hacia San Nicolás, en la zona de Rosario, para abastecer a ese cordón industrial.

En ambos casos las iniciativas plantean la vinculación con las redes de TGN para llegar a la mayor cantidad de clientes no sólo industriales, sino también a las nuevas centrales términas

Con las iniciativas ya planteadas, el gobierno nacional deberá ahora definir no sólo cuál es el mejor plan sino también cómo se lo financiará, en un momento en el que el riesgo país mella las expectativas del acceso a fondos.

Lopetegui explicó que las propuestas de ampliación permitirían a las redes existentes sumar unos 15 millones de metros cúbicos más por día del fluido, un cúmulo que si bien no es menor, no resuelve el problema de fondo de la generación de nuevos mercados para el gas de Vaca Muerta.

El titular de Energía recordó que cuenta con dos formas de apoyar el financiamiento del desarrollo por el que finalmente se decida y que son por un lado los fondos de la Corporación de Inversión Privada en el Extranjero (OPIC, por sus siglas en inglés) y por el otro con el Fondo de Garantía de Seguridad (FGS) de la Anses.

Según detalló el objetivo que tiene que se financie un tercio del desarrollo con los aportes de la OPIC, otro tercio con el fondo de la Anses y el restante aportado por las empresas que participen de su desarrollo.

Fuente: Diario Rio Negro

Dejar un comentario