Inicio » Portada

Subte: destinan $ 1015 millones para mejorar la línea B

La Ciudad desembolsará 1015 millones de pesos para poner en funcionamiento, en el primer trimestre de 2015, los coches usados que compró al Metro de Madrid para la línea B , además de mejorar una red que hoy está notoriamente desmejorada. Se sumarán 86 coches CAF 6000, por los cuales la Ciudad ya pagó 670.000 dólares por cada uno; 35 de esas unidades ya están en el país, y el resto, en España, algunas todavía en funcionamiento.

La línea B, que une la zona del bajo porteño con Villa Urquiza, transporta cerca de 450.000 usuarios por día y encabeza el ránking de cantidad de pasajeros del subte porteño.

La adquisición de las unidades no estuvo exenta de controversias. Algunos metrodelegados habían puesto en duda que los coches españoles «entraran» en los túneles por su altura; de ser así, se requerirían costosas modificaciones. Pero Sbase, concesionaria del servicio, desestimó esta versión.

 

Voceros de la empresa estatal explicaron que las obras que se llevan adelante en la línea B son exclusivamente para dotar de mayor tecnología y potencia a esta red, ya que las nuevas formaciones españolas tienen aire acondicionado y mayor tecnología que las actuales.

LA NACION recorrió las nuevas formaciones que están en los talleres Rancagua, y que serán reacondicionadas para que estén en servicio dentro de seis meses. Los coches españoles tienen hasta 14 años de antigüedad, contra los 55 que suman los actuales Mitsubishi. Son espaciosos y presentan una distribución interior que no es habitual en los que se utilizan en Buenos Aires.

Como en 2015 la línea B tendrá, en total, cinco formaciones más que las 20 que hoy suelen estar en servicio, las autoridades prevén que mejore la frecuencia. Sin embargo, el presente no le sonríe a esta línea: son numerosas las quejas de los usuarios, principalmente porque viajan hacinados en las horas pico, y la limpieza en algunas estaciones, como Carlos Pellegrini, es deficiente.

 

Desde Sbase indicaron que la obra principal tiene que ver con la instalación de una catenaria rígida como sistema de alimentación eléctrica para los trenes -hoy funciona con un tercer riel-, lo cual implica una erogación de 100 millones de pesos. De esta manera, se ampliará el sistema de potencia que tendrá la red para abastecer el mayor consumo que demandarán los coches españoles, que tienen mejor aceleración, además del climatizador de aire.

 

Por eso, además, se debe instalar un mecanismo de ventilación forzada en andenes que permitirá una mayor circulación de aire bajo tierra; eso supone un gasto de otros 500 millones de pesos. «Esto mejorará la calidad del ambiente y beneficiará la disipación del calor que soltarán los coches. Este sistema bajará la temperatura y la humedad y aumentará la proporción de oxígeno en el aire del túnel y de las estaciones», indicaron desde Sbase.

 

Otra de las obras tiene relación con la seguridad: se aplicará el sistema Automatic Train Protection (ATP), por el cual se intercambia información entre los coches y la vía, lo que permite comunicar a la formación, de manera automática, si tiene permiso para avanzar hasta la próxima estación y a qué velocidad máxima debe circular. Si el conductor no cumple con este requerimiento, la formación se detiene en el acto. «Para esto es muy importante la puesta en valor de pisos y solados guías en estaciones, y la adecuación del sistema eléctrico para mejorar la seguridad», aseguraron desde Sbase.

 

Consultado Roberto Pianelli, secretario general de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp), sobre el futuro de las nuevas formaciones y los cambios que realizarán en la línea B, comentó: «Hubo muchas versiones sobre los trenes españoles para la B, pero en realidad no se sabe nada. Actualmente, esta red cierra por obras que se están haciendo y hay muchos cambios que habíamos reclamado para que la gente tenga un servicio mejor».

 

Mejoras en estaciones

Además, el plan de renovación también incluye la reparación de filtraciones, pintura, ornamentación, colocación de cestos, bancos y ventiladores en las estaciones, que hoy parecen en el olvido. También se instalarán nueva cartelería y señalética en los andenes.

Según informaron desde Sbase, el estreno de los primeros coches españoles está previsto para el primer trimestre de 2015, con lo cual la obra de la catenaria rígida se terminará a fines de año, al igual que la instalación del sistema ATP y el montaje de la alimentación de mayor potencia.

 

En cambio, las demás obras de este plan se llevarán a cabo a lo largo de cuatro años, ya que implican más tiempo de trabajo. Éste es el caso de las modificaciones que se prevén en el taller Rancagua, con la ampliación de las cocheras y obras complementarias por unos 200 millones de pesos, con las que se busca mejorar la frecuencia.

Fuente: La Nación

Dejar un comentario