Inicio » Ingeniería

Incertidumbre sobre obras Portezuelo del Viento y Los Blancos en Mendoza

19/11/2015 |

Las expectativas están centradas en saber si el gobierno que surja del balotaje respetará el plan de obras previsto en el Presupuesto aprobado para 2016, que en un anexo incluye la construcción de Portezuelo del Viento y Los Blancos.

El mes de setiembre había llegado con el anuncio de la inclusión, en el Presupuesto nacional, de dos obras fundamentales para la provincia: Portezuelo del Viento y Los Blancos.

La primera de ellas había sido incorporada por primera vez en el plan de gastos de 2008, luego de que un año antes el entonces gobernador Julio Cobos llegara a un acuerdo extrajudicial, con el Poder Ejecutivo nacional y retirara la demanda que entabló la Provincia, en 1999, contra la Nación por los perjuicios de la promoción industrial, a cambio de la realización de la obra hidroeléctrica en Malargüe.

La segunda -Los Blancos- constituyó el anuncio proselitista principal que realizó en junio la propia Presidenta, Cristina Fernández, durante la visita que realizó a Mendoza, que incluyó la firma de un decreto para financiar parte de la obra sobre el río Tunuyán.

En el plan de gastos para 2016, el gobierno nacional incluyó los dos emprendimientos en una planilla anexa de un artículo en el cual se faculta al Ejecutivo a buscar y otorgar avales para realizar una serie de obras, parte de ellas cinco de infraestructura hidroeléctrica: las dos a realizarse en Mendoza a las que se suman Chihuido I, Agua Negra y Potrero del Clavillo. Sostuvo además el Gobierno la necesidad de que estas megaempresas tengan su inicio inmediato.

Portezuelo del Viento es una central hidroeléctrica que debería construirse sobre el río Grande y se ha previsto como el componente más importante de un complejo conformado por cinco centrales que se instalarán sobre ese río. En enero de 2011 se inició la licitación del proyecto definitivo, que originalmente preveía su inauguración en 2015, con una presa de embalse de 181 metros de altura y una potencia instalada de 210 megawats.

La licitación del proyecto se inició en enero de 2011 y la inversión prometida por parte del Gobierno nacional era de 493 millones de dólares. Una obra posterior, la del trasvase del caudal del río Grande al Atuel permitiría extender en unas 58 mil hectáreas el área bajo riego en una amplia zona del sur provincial y aumentar paralelamente el caudal turbinado por el complejo El Nihuil.

En el caso de Los Blancos, se trata de un proyecto que constará de dos presas de embalse y dos centrales hidroeléctricas sobre el río Tunuyán, a 42 kilómetros al Oeste de la localidad de La Consulta, en San Carlos. Ambas centrales compartirán una planta transformadora de energía eléctrica y la red de cableados que incluye las represas Los Blancos y Los Tordillos.

Las obras fueron licitadas a principios de 2012, fueron adjudicadas, pero aún no se han iniciado. En un principio se estimaba que este mes se firmaría el contrato de ejecución de la obra con la adjudicataria Cartellone Construcciones Civiles, para iniciar la obra en diciembre, y fue por ese motivo que el ministro de Infraestructura de la Provincia viajó a Buenos Aires para tratar de obtener alguna respuesta de parte de su par nacional, el ministro de Planificación Federal, para saber si la obra sigue su marcha tal cual se había anunciado.

Pero también es dable señalar otro hecho no menos importante: el Presupuesto 2016 fue enviado a las Cámaras legislativas por la actual gestión gubernamental y deberá ser ejecutado por quienes surjan electas en el balotaje y que asumirán sus funciones el 10 de diciembre.

Es en este plano donde resta saber si el próximo gobierno tendrá las mismas prioridades en el área de las obras públicas que las que se fijó la actual gestión. Por el bien de la Provincia, es de esperar que no se produzcan inconvenientes y que aquellas obras que trascienden una gestión, como sucede con Portezuelo del Viento y Los Blancos, continúen siendo prioridad, más allá de las diferencias políticas que pudieran existir.

fuente: Editorial  Los Andes

Dejar un comentario