Inicio » Portada

Nueva traza para la Illia

Con un parque y una nueva traza para la Illia, buscan integrar la Villa 31 con la Ciudad

Harán la nueva sede del Ministerio de Educación

Sobre la vieja autopista construirán un paseo verde. Además, mejorarán unas 9.000 viviendas y relocalizarán otras. Y harán un polo educativo.

El Gobierno porteño presentó ayer los lineamientos generales de un proyecto que busca integrar a los vecinos de las villas 31 y 31 Bis de Retiro con el resto de la Ciudad. La adquisición de tierras –para la construcción del Ministerio de Educación porteño y viviendas nuevas–, la reconstrucción de la mayoría de las 10.076 viviendas existentes y la reubicación de la autopista Illia serán los pilares de esta transformación propuesta por la Ciudad en un barrio que ya cuenta con 43.190 habitantes, según datos oficiales. Se supone que al final del proceso comenzarán a escriturar, aunque no se brindaron precisiones al respecto.

El primer paso para las obras ya está dado: el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, confirmó ayer que están avanzados los trámites legales para el traspaso del dominio de las tierras, que son propiedad de la Nación. Por otro lado, aseguró que YPF accedió a vender 8 hectáreas que se encuentran junto al antiguo correo, en paralelo a la avenida Ramón Castillo, en 9 millones de dólares.

Disponer de estas tierras es clave: en el terreno de YPF se construirá el Ministerio y unas 1.000 viviendas nuevas para los vecinos que dejen el bajo autopista. Según el plan de la Ciudad, son los únicos que podrán acceder a través de créditos sociales del IVC. “El bajo autopista es imposible mejorarlo, las familias viven hacinadas. Se levantarán solo las viviendas necesarias, en edificios con no más de cuatro pisos”, detalló Diego Fernández, Secretario de Integración Urbana y Social. En el espacio del bajo autopista se construirá un centro de salud.

Mirá también: Urbanizar cuesta menos que esta intervención

La Ciudad asegura que la mayoría de los vecinos está de acuerdo con las obras; y que viene difundiendo este plan desde principios de año, con 120 trabajadores sociales que recorrieron todas las viviendas. “Pudimos identificar a las familias más vulnerables. Vamos a reconstruir las viviendas por fuera y por dentro, con el asesoramiento de arquitectos”, dijo Fernández. En lo que se conoce como el Playón, lo que se ve desde la curva de la Illia, se beneficiaran 134 viviendas. Para la construcción del Ministerio de Educación se llamará a un concurso público. “Queremos que suceda lo mismo que en Parque Patricios, en donde la sede porteña le cambió la vida al barrio”, se entusiasmó Rodríguez Larreta.

“Existe el entusiasmo de lo nuevo, de una serie de promesas que vienen a reforzar obras que ya habían arrancado”, le dijo un referente barrial a Clarín. En la gestión anterior se habían hecho obras de cloacas y tendido de agua y electricidad. Actualmente la villa tiene alrededor del 70% de sus calles mejoradas, con algún tipo de pavimento, cemento o adoquines. La mayoría de estas obras se hicieron con los vecinos, organizados en cooperativas.

Otra de las promesas es la construcción de escuelas de nivel inicial, primario y secundario. Hay 1.700 niños que todos los días viajan desde la villa a diferentes escuelas públicas, en los barrios de Retiro, Recoleta e incluso Palermo. Y la Ciudad provee más de 70 micros escolares para hacer los traslados de los chicos.

“La promesa es que los vecinos volveremos a trabajar en cooperativas para la reconstrucción de las casas, canchas y espacios públicos. Las obras como los troncales de agua se harán con las empresas de servicios públicos. Ojalá que sirvan para que la gente deje de vernos como los villeros del otro lado de Libertador”, se esperanzó María Alejandra Martínez, nacida en la villa hace 40 años. Es delegada de la manzana 9, consejera del barrio Güemes (uno de los diez que hay en la 31) y presidenta de la cooperativa. Sus chicos van a la escuela parroquial que hay en la villa y paga $ 250 por mes.

Las obras –todo el proyecto debería estar concluido para 2019– no contemplan la apertura de calles formales, con cordones ni veredas, tal como funcionan en cualquier barrio. Desde el punto de vista del urbanismo, es la mayor dificultad para una integración real. De hecho, la vinculación se hará de manera peatonal: a través de un puente que se construirá detrás de la Facultad de Derecho (en donde además se levanta el Centro de Convenciones) y del parque elevado sobre la Illia.

Justamente, la obra sobre en la Illia es quizá uno de los puntos polémicos de esta integración. ¿Por qué construir una nueva autopista? Larreta y Fernández aseguraron que es necesario para poder utilizar la vieja como un pulmón verde: “Las villas son los lugares con menos espacios verdes. La Organización Mundial de la Salud recomienda entre 10 y 15 metros cuadrados por habitante. En la 31 hay 0,3 m2 y vamos a llevarlo a 7,5 con este parque en altura”, explicaron. El tramo que se intervendrá tiene una extensión de 1,3 kilómetros, 35 metros de ancho y 45.500 metros cuadrados de superficie.

En la villa los vecinos comparten 26 espacios públicos: 11 deberían mejorarse para fin de año y el resto, para fines de 2017. En cuanto al plan de infraestructura básica, se realizará pavimento, cloacales, pluviales, agua potable, luminarias y cables de servicio. Este plan comenzó y debería completarse también para 2017. Según los datos aportados por la Ciudad: el costo total de la obra será de $ 6.000.000.000; actualmente se tramita un crédito ante el Banco Mundial y otro ante el BID para la construcción del ministerio.

La 31 es la villa más grande, y la que más creció en la Ciudad. En 2001 había 12.204 habitantes. Según el Censo de 2010, la cifra escaló a 26.492. Ahora, las cifras oficiales hablan de 43.190 personas.

 

Fuente: Clarín

Dejar un comentario