Inicio » Actualidad

La construcción tuvo en julio su peor caída en catorce años por el freno a la obra pública

01/09/2016 |

La construcción tuvo en julio su peor caída en catorce años por el freno a la obra pública

El Indec informó que el sector se desplomó 23,1%. El ministro Cabrera ya aseguró la reactivación de la inversión.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dio a conocer datos de la economía de junio y julio e informó que la construcción llegó este julio a su caída más fuerte en 14 años, Por su parte, junio consolidó un semestre de caída cada vez más pronunciada de la actividad industrial.

La construcción cayó en julio 23,1% frente a igual mes del año pasado, la baja más fuerte desde agosto de 2002 cuando había sido de 26,7% interanual. En lo que va del año, acumula un retroceso de 14,1% comparando con el mismo período de 2015.

Esto naturalmente repercutió en el empleo en blanco en el sector, que bajó a 386.289 empleos registrados en junio, lo que significa la pérdida de 72.144 posiciones laborales registradas en un año, de los cuales 21.730 puestos se perdieron a partir de enero.

Para el economista en jefe de la consultora Analytica, Rodrigo Álvarez, la principal explicación de esta caída tiene que ver con la obra pública “El gobierno puso un freno violento en los gastos de inversión y está subejecutando el presupuesto para este año para cumplir con su objetivo fiscal. En este sentido, el repunte de la actividad en el sector viene mucho más demorado de lo que se esperaba”, dijo a LPO el consultor.

Para el trimestre agosto-octubre, alentados por una posible reactivación de la obra pública, casi el 30% de las firmas orientadas a ese sector estiman que tomarán personal, pero en el segmento de obras privadas apenas el 12,5% de las formas consultadas considera aumentar su plantilla, informó la encuesta cualitativa industrial del Indec.

Según Analytica, la construcción privada “ya muestra algunos brotes verdes en los números de los pedidos de permisos de construcción, aunque la reacción sea más lenta que lo esperado y una parte no despreciable de los fondos que ingresen con el blanqueo va a destinarse a proyectos de inversión”.

“Buena parte de la caída del empleo responde a la construcción. El gobierno entiende que si no aprieta el acelerador puede haber sorpresas electorales en este sentido, las puede perder”, dijo Rodrigo Álvarez a LPO.

Sin embargo, particularmente en julio se revirtió el avance de los permisos de edificación. Este indicador que era el único dato positivo del primer semestre, en julio se contrajo un 18%.

Aun así, la encuesta cualitativa mostró que la expectativa de crecimiento está dada por la reactivación de la obra pública. El 51,1% de las empresas orientadas a esa actividad dijo que la actividad aumentará el próximo trimestre. En cambio el 46,7% consideró que no se producirán cambios y apenas un 2,2% opinó que disminuirá.

En este sentido, las palabras del ministro de Producción, Francisco Cabrera, se adelantaron unas horas a la difusión de los números oficiales de la construcción y aseguraron que la obra pública ya se reactivó con el Plan Nacional de Agua y que «cuidará a los sectores industriales que no son competitivos para que no haya pérdida de empleos».

Consultado sobre el crecimiento esperado de la economía y el sector, Álvarez aseveró que “Esta caída, si bien es violenta, es transitoria. El sector tiene una dinámica procíclica. Es un sector que reacciona muy rápido en las malas; pero cuando la economía reactiva, también crece mucho más. Nosotros estimamos una crecimiento del 5% para la actividad en su conjunto y creo que para la construcción puede ser de más.”

“Este año para el sector está perdido, la retracción fue muy fuerte. Pero creemos que el año que viene va a ser bueno. Los drivers que nos llevan a afirmar esto son las fuentes de fondeo que van a llegar a los fondos de infraestructura y desarrollos inmobiliarios que sirven de aliciente para el sector en lo que resta del año. Para el próximo, la baja del costo financiero y la estabilidad del tipo de cambio aumentan el interés por el desarrollo del real estate. El interés se genera por faltas de alternativa de inversión, ya que los bonos van a rendir menos; y más de uno va a pasarse a ladrillos”, pronosticó el economista.

«El plan de obras públicas que hemos lanzado, y que se puso en marcha con el sector transporte y mejora logística en puertos y rutas y con el Plan Nacional del Agua, va a emplear 400 mil personas», aseguró Cabrera.

“El despegue del crédito, que aun no vemos, y las hipotecas que ajustan por inflación que aun no tienen penetración en el mercado, no las vemos para el año que viene. En el más largo plazo el crédito sí va a impulsar al desarrollo del sector”, dijo Álvarez.

“Por último hay un componente macro que es la inversión pública. Buena parte de la caída del empleo responde a la construcción. El gobierno entiende que si no aprieta el acelerador puede haber sorpresas electorales en este sentido, las puede perder”, concluyó el consultor.

El gobierno efectivamente lo entiende. En declaraciones a Radio Nacional, Cabrera aseguró que «Se paró la construcción porque se paró la inversión pública». Y sostuvo que «el plan de obras públicas que hemos lanzado, y que se puso en marcha con el sector transporte y mejora logística en puertos y rutas y con el Plan Nacional del Agua, con trabajos de saneamiento y agua potable, va a emplear, entre todos (los proyectos) 400 mil personas» en referencia al plan de infraestructura de Macri e inversiones que “están llegando” y que cuantificó en 33.000 millones de dólares.

“El movimiento de la actividad empezó en este segundo semestre, ya está en marcha, pero se va a ver en los primeros meses del año que viene», adelantó el ministro. De momento, julio reveló caídas generalizadas de los insumos para la construcción: sanitarios (-19,8%), asfalto (-25,9%), cemento (-20,7%), hierro redondo, (-31,4%), ladrillos (-20,6%), pinturas (-19,9%), pisos y revestimientos (-9,6%), y placas de yeso (-17%).

Fuente: La Politica on Line

Dejar un comentario