Inicio » Vialidad

Larreta confirmó que la nueva autopista Illia costará 1700 millones y con la vieja harán una High Line como en Nueva York

El Gobierno porteño explicó ante LPO los detalles de la Nueva Illia que se inaugurará en octubre del 2018.

El gobierno de la Ciudad finalmente destapó su proyecto para la nueva traza de la Autopista Illia, que incluye aprovechar la vieja estructura que desemboca en la 9 de Julio y atriviesa el Barrio 31, para hacer un parque lineal en altura, al estilo de la mundialmente famosa High Line de Nueva York, ahora una de las mayores atracciones turísticas de esa ciudad.

Horacio Rodríguez Larreta, su ministro de Desarrollo Urbano, Franco Moccia y el secretario de Integración Social y Urbana, Diego Fernandez, explicaron las características del proyecto que es ineludible para avanzar con la urbanización del Barrio 31 de Retiro. Larreta confirmó que costará $1700 millones y estará listo para octubre de 2018.

“Junto a especialistas y vecinos logramos establecer la nueva traza de la autopista Illia, que facilitará la conexión de la Ciudad y mejorará la experiencia del tránsito en el área”, explicó Larreta al presentar la iniciativa a la prensa.

Como contó LPO, Larreta había reconocido que la traza actual de la Illia es ilegal, puesto que se encuentra en el incumplimiento a lo dispuesto en el Código de Planeamiento Urbano, al atravesar una zona densamente poblada como el Barrio 31. Sobre la misma, harán un nuevo parque lineal al estilo de la High Line de Nueva York que será en altura a lo largo de 600 metros y las obras comenzarán una vez terminada la Nueva Illia.

High Line de Nueva York

“Necesitamos generar espacio público” explicó Diego Fernández. “Son 6.5 hectáreas de espacio público recuperado y es relevante que sea en el centro de la Ciudad. Además es fundamental para la integración social, para que haya ciudadanos, tiene que haber plaza” amplió Moccia.

En tanto, Larreta aseguró que este es “el proyecto que permite urbanizar la 31. Sin esto no hay integración de verdad”. La traza actual, divide la villa 31 en dos y hay 2200 familias que viven pegados al paso de la autopista, cuando deben ser 12 metros los que dividen viviendas de Autopista, para reducir los riesgos evidentes.

“Es impensable que vas a mudar 2200 familias. Son 2200 negociaciones”, explicó el jefe de Gobierno para justificar la decisión de hacer una nueva traza en vez de relocalizar a las familias que se asentaron en los márgenes de la traza actual.

Es mucho más barato mover la traza que mover a las 2.200 familias que se instalaron en el borde de la vieja Illia, justificó Larreta. La ley prohíbe que haya viviendas a menos de 12 metros de distancia de una autopista.

“Es mucho más barato mover la traza que mover la familia, como diez veces más. Y no solo por la plata si no por lo que significa para las familias ser relocalizadas”, justificó Larreta.

“Además, la nueva traza facilitará el tránsito. La Ciudad se va a agilizar enormemente”, agregó Moccia. La nueva vía de entre 3 y 4 carriles- según el tramo- incluirá además nuevos accesos, en lugar de la única opción que presenta hoy la Illia. Los vehículos que se dirijan al Centro, podrán bajar en Callao, Rodríguez Peña, Cerrito y Libertad (que cambiará de mano).

De esta manera, explicaron, se reducirá de 6.000 a 2.500 la cantidad de vehículos que hoy desembocan en la Av. 9 de Julio. Mientras que aquellos que se dirijan a provincia, tendrán accesos en las avenidas Libertador, Carlos Pellegrini y Callao.

La obra se dividirá en 2 tramos. El primero, contempla la ejecución de una nueva avenida que modificará la traza de la calle Facundo Quiroga. El tramo se extenderá entre Carlos Pellegrini/Cerrito y el nuevo Centro de Exposiciones al lado de la Facultad de Derecho. Contará con 3 carriles sentido provincia y mano al centro tendrá un ancho variable entre 3 y 4 carriles.

El proyecto incluye nuevas zonas verdes, al costado de Libertador y atrás del flamante Centro de Exposiciones.

En tanto, el segundo tramo ira desde el Centro de Exposiciones -donde la mencionada avenida tomará altura para convertirse en un viaducto- y girará hacia el norte, pasando por encima de las vías del ferrocarril hasta empalmar la Au Illia actual, 300 metros antes de llegar al Peaje Retiro.

Además, a la altura de Callao, los vehículos podrán doblar a la derecha para tomar Av. Libertador sentido al este, mientras que aquellos automovilistas que quieran tomar Av. Libertador mano para el Centro, podrán hacerlo a la altura de Rodríguez Peña (con la opción de continuar por esa calle). Quienes continúen por allí, llegarán hasta Cerrito para luego entrar a la 9 de Julio.

Hacía provincia, los vehículos que circulen por Carlos Pellegrini tendrán que continuar por Libertador, donde tomarán la nueva avenida (hoy Facundo Quiroga). También podrán acceder desde la calle Libertad o desde la Av. Callao. A partir de allí, no habrá más accesos y la traza comenzará a tomar altura para convertirse en un viaducto elevado hasta conectar con la Illia actual.

Además, se reubicará el trazado del Nuevo Central Argentino, desplazando las vías y el giro a la izquierda existente en Libertador hacía Cerrito, será reemplazado por una rama de vinculación que permitirá acceder desde la nueva avenida.

Franco Moccia, prometió que para octubre de 2018 las obras habrán concluido y que “no va a generar impacto en el tránsito porque la obras la hacemos en otro lugar. El único impacto serán los camiones de las obras”.

Larreta explicó que el proyecto será financiado por el BID, además de la venta de terrenos y evaluó que todo indica que “el proyecto de la 31 no saldrá del Tesoro de la Ciudad”.

Por su parte, Moccia explicó que proyectos como estos “en todos los países se financian a largo plazo, porque la usan cuatro generaciones”. Meses atrás, LPO adelantó que el Gobierno anunció un costo estimado de $1000 millones, luego aumentó a $1500 millones y desde la oposición denunciaban que serían más de $2000.

Fuente: La Politica on Line

Dejar un comentario