Inicio » Actualidad

Triple P: el instrumento clave para la obra pública en 2018

02/10/2017 |

El proyecto presentado ante el Congreso de la Nación prevé para la obra pública el mismo monto nominal que fue destinado este año, lo que implica un ajuste del 20% en lo real, teniendo en cuenta los efectos del proceso inflacionario.

De cara a un presupuesto 2018 que busca reducir el gasto público para bajar el déficit fiscal al 3,2% del PBI, el Gobierno ha decidido implementar para el año próximo un instrumento alternativo que le permita seguir adelante con su ambicioso plan de obras públicas. En esta línea es que se inscribe la Participación Público Privada, más conocida como PPP.

El proyecto presentado ante el Congreso de la Nación prevé para la obra pública el mismo monto nominal que fue destinado este año, lo que implica un ajuste del 20% en lo real, teniendo en cuenta los efectos del proceso inflacionario.

La manera de salir del paso para cubrir este bache es lograr que el esquema de PPP tenga éxito. Todos los planes de obra, en todos los sectores, intentarán canalizar la inversión a través de este modelo que ha rendido frutos en otros países, pero al que aún hay que darle tiempo en Argentina, lo cual podría comprometer el dinamismo de los proyectos el año que viene.

La coordinación del modelo de gestión y realización estará a cargo de la Unidad de PPP del Ministerio de Finanzas. Su responsable, José Luis Morea, dejó en claro que los primeros proyectos a licitarse consisten en corredores viales y líneas de transmisión eléctrica.

En septiembre la cartera de Finanzas definió los primeros 52 proyectos de infraestructura bajo la modalidad público privada, los cuales prevén una inversión de u$s 21.000 millones.

«Con el objetivo de cumplir con el ambicioso plan de infraestructura pública a nivel Nacional, el Ministerio de Finanzas da a conocer los primeros 50 proyectos que se van a desarrollar bajo la modalidad de Participación Público Privada (PPP). Esto implicará un compromiso de inversión por parte del sector privado de más de u$s 20.000 millones de dólares para la concreción de obras de importancia estratégica para el desarrollo del país», destacó el Ministerio en un comunicado.

Bajo el paraguas de las PPP el Gobierno ha lanzado ya una convocatoria para proyectos hídricos por u$s 9500 millones, licitará las rutas nacionales 3, 5, 7, 8, 9 y las provinciales 19, 34 y 226 por un poco más de u$s 4.000 millones. También está en carpeta la construcción de siete hospitales por u$s 600 millones, más la ampliación de dos centros penitenciarios y la construcción de otro por u$s 850 millones.

Lo que finalmente será en 2018 el instrumento clave para que prospere la obra pública, no siendo un año electoral, comenzó a tomar forma en febrero, cuando el Gobierno reglamentó la ley 27.328 de contratos de participación público privada, argumentando que este esquema «permitirá atraer y agilizar inversiones por decenas de miles de millones de dólares».

La ley establece que no podrán incluirse en el régimen previsto los proyectos cuyo único objeto sea la provisión de mano de obra, el suministro y provisión de bienes y la construcción o ejecución de obras financiadas sustancialmente con fondos del Tesoro Nacional.

Fuente: La Prensa

Dejar un comentario