Arquitectura

Hizo agua otra licitación para rescatar al Teatro del Lago, hundido en la decadencia $ 150 Millones

El patrimonio del Anfiteatro Martín Fierro sigue en declive y denuncian que por la noche es ocupado. Lleva una década inactivo.

Una pérdida de agua enorme fluye dentro del predio en el que la naturaleza avanza sobre el histórico coliseo al aire libre.

¿A quién le importa el Teatro del Lago? Virtualmente inactivo desde hace al menos una década, y directamente abandonado los últimos años, su decadencia trasciende gestiones culturales de diferentes perfiles y administraciones de signos políticos contrapuestos. En tiempos recientes, la agonía del Anfiteatro Martín Fierro se aceleró exponencialmente: la caída de una licitación para restaurarlo dejó paso a una paulatina ocupación -principalmente nocturna- de sus castigadas instalaciones, y la destrucción sucesiva de su patrimonio.

En este contexto, la mampostería rajada, los pisos con lajas sueltas y rotas, los pastizales, las butacas plegables oxidadas y carcomidas ya no son noticia: pero sí lo es la vulneración permanente de ventanas y puertas, los daños en el mobiliario de las antiguas oficinas y dependencias internas, y la aparición dentro de ellas de colchones, velas, botellas y diferentes pertenencias.

Por las tardes, además, las instalaciones del Bosque son lugar de encuentro para estudiantes secundarios de los colegios de la zona, quienes pulen sus destrezas como “taggers” y “escritores”, dejando graffitis por doquier.

El paisaje sigue siendo afín con el de adentrarse en las ruinas de una civilización olvidada

El paisaje que se presenta ante el visitante ocasional del principal espacio verde platense sigue siendo afín con el de adentrarse en las ruinas de una civilización olvidada, aunque año tras año gana terreno una estética más post-apocalíptica. Todo podría ser diferente si se hubiera cumplido alguna de las múltiples promesas de puesta en valor formuladas por las autoridades año tras año.

El inicio de la más reciente de estas intervenciones frustradas estuvo previsto para abril pasado, pero no sólo no arrancaron los trabajos sino que se cayó la licitación pública iniciada para concretarlos, y aún no hay fecha para su relanzamiento.

“Lamentablemente, el proceso licitatorio quedó desierto” admiten desde el ministerio de Gestión Cultural bonaerense, en cuya órbita se encuentra el Teatro del Lago: “estimamos que en 2018 se volverá a tramitar, pero mientras tanto está prevista una serie de acciones de carácter preventivo, como la colocación de barreras y dispositivos de seguridad, y medidas de vigilancia, para impedir la usurpación del lugar”.

 

¿Proyecto integral?

La idea de la cartera cultural y del ministerio de Infraestructura bonaerense, es volver a intentar poner en marcha una restauración del predio que cuenta con casi siete décadas de rica historia artística. En 2014 se habían iniciado ciertas refacciones, pero las obras se interrumpieron por la muerte de un obrero. Y en abril de 2016 se retomaron algunas tareas de limpieza -en lo que se consideró la primera etapa del plan de recuperación- pero luego se abandonaron y la naturaleza volvió a copar la parada.

La movida que barajan las autoridades incluye la elaboración de un proyecto integral para el Martín Fierro, su dirección e inspección, el embellecimiento del teatro, ampliaciones y modificaciones, la puesta en valor del escenario y la adquisición e instalación de nueva maquinaria escénica.

Sin embargo, la licitación fallida del año pasado, por 150 millones de pesos, no tuvo un tránsito apacible. Primero se prorrogó la apertura de los sobres. Y luego se declaró “fracasada”, al considerar Infraestructura que las cuatro ofertas recibidas (de las firmas UTE INSA S.A./ OCSA S.A., UTE Ernesto Tarnousky S.A./ OSHI S.A., INCOVI S.R.L. y TECMA S.A.) eran “inconvenientes al interés fiscal, por superar ampliamente el presupuesto oficial”.

El edificio actual del Teatro del Lago fue inaugurado por Juan Perón y su esposa Eva el 18 de noviembre de 1949, entre los festejos del aniversario de La Plata. Esa construcción, que demandó dos años de trabajos y perdura hasta nuestros días, llegó para reemplazar al primer coliseo habilitado en el lugar desde 1918.

Rodeado por un canal que flanquean añosas arboledas, a la vera del emblemático Lago del Bosque y a metros de la Gruta, durante mucho tiempo fue escenario de las exitosas temporadas de verano del Teatro Argentino. Hoy, sólo alberga los ensayos de la banda sinfónica de la policía bonaerense.

Distintos analistas han señalado que lo que ocurre con el teatro del Lago puede contextualizarse con la situación de deterioro que ofrecen también otros paseos, producto de una inexplicable indiferencia sobre la enorme potencialidad turística de nuestra ciudad.

Fuente: El Día (La Plata)

Entradas Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *