Inicio » Ingeniería

El Gobierno convoca a empresas para licitar un gasoducto en Vaca Muerta

13/03/2019 |

Será una obra en dos etapas. La primera saldrá US$ 800 millones, con inversión privada. Podría ayudar Anses.

La secretaría de Energía arrancará una ronda de consultas con un objetivo específico: la construcción de un gasoducto para Vaca Muerta. El proyecto se hará en dos etapas, y el Gobierno convocará a las empresas para que le presenten ideas acerca del primer tramo.

Se estima que el costo de esa primera parte del gasoducto rondará los 800 millones de dólares. En el Gobierno creen que las empresas deben llevar adelante esa inversión con sus propios recursos. También existe la posibilidad que el fondo de inversiones de ANSeS ayude con una parte del financiamiento (ver aparte).

La convocatoria a “interés por parte de las empresas” es un paso previo al llamado a licitación. El Gobierno quiere conocer las ideas de los privados, sus estudios técnicos, las sugerencias para que el proceso pueda ser más efectivo. Entre esa instancia y la convocatoria a licitación suelen pasar algunos meses. En el Poder Ejecutivo suponen que puede existir interés de inversores internacionales -además de las petroleras locales con proyectos en Vaca Muerta- para el gasoducto.

Vaca Muerta alcanzó una producción de gas superior a la esperada en enero y febrero. Varias empresas tuvieron que detener su actividad el verano pasado, ya que no tenían ni a quién venderle ese fluido, ni por donde sacarlo. En el yacimiento neuquino hubo un “cuello de botella”: la producción de gas fue superior a la capacidad de la infraestructura existente para inyectarlo en el sistema.

En diciembre de 2018, trascendió que había un proyecto de gasoducto desarrollado por Tecpetrol y Transportadora de Gas del Norte (TGN) que uniría Vaca Muerta con el Gran Rosario. Pero la traza que ahora el Gobierno tiene en sus planes es distinta, con otros puntos de conexión. Además, la relación de Techint con el Poder Ejecutivo ya no es la misma que en diciembre.

A fines de enero, la secretaría de Energía tomó una decisión que puede impactar en la producción. El ministerio de Hacienda seguirá pagando un “premio” al gas nuevo extraído en Vaca Muerta. Pero su interpretación es que la resolución 46 -del por entonces ministerio de Energía, en 2017, que avalaba un estímulo para las inversiones- tiene límites, mientras que empresas como Tecpetrol (de Techint) entendieron que percibirían ese beneficio por toda la producción que obtuvieran.

Tecpetrol avanzaba hacia un plan para transportar 22 millones de metros cúbicos de gas diarios a fines de 2019. Pero esa situación se alteró, ya que el Poder Ejecutivo estima que la firma apuntaba a cobrar por una producción superior a la declarada inicialmente cuando pidió el beneficio, que era de 8,5 millones de metros cúbicos diarios.

El desacuerdo entre la postura oficial y la de Tecpetrol motivó un reclamo administrativo por parte de la firma, que fue rechazado. La producción de gas de 2019 está garantizada, pero algunos temen que pueda afectar los volúmenes de 2020.

El país todavía tiene que recurrir a importaciones de gas líquido durante cuatro meses (el invierno y algún otro de frío), donde la producción nacional no alcanza. Pero en los otros ocho meses del año se puede autoabastecer y hasta puede exportar. Durante este verano se le estuvo despachando gas a Chile, y la idea es continuar esa integración energética.

En las principales petroleras quieren que se construya una terminal regasificadora de gran escala. Piensan en un proyecto conjunto entre varias compañías, que demandaría miles de millones de dólares. Ese plan permitiría almacenar todo el gas que viene de Vaca Muerta, transformarlo en GNL (gas líquido) y exportarlo. YPF es una de las más interesadas en este desarrollo. Esa terminal se ubicaría en Buenos Aires.

El Gobierno razona que, antes de llegar a esa proyecto, es necesario conectar Neuquén con Buenos Aires en varios puntos. Por eso, su prioridad es el gasoducto, y también ponen un ojo en el tren que una el yacimiento con los principales puertos.

Fuente: Clarín

Dejar un comentario