Inicio » Equipos y materiales, Portada

El costo de la energía abre un mercado para los productos y sistemas eficientes

07/06/2019 |

En el último año, las empresas que fabrican materiales para la construcción sufrieron una reducción fuerte en las ventas. Pero los sistemas que colaboran con el ahorro energía sostuvieron la demanda.

Justo un año atrás, los representantes del sector maderero, ladrilleros y de la construcción en seco describían una coyuntura compleja y se manifestaban optimistas a pesar de las turbulencias. Sin embargo, advertían a coro que el panorama se iba a complicar si persistían los sacudones cambiarios y la presión inflacionaria. Como sabemos, el presagio se cumplió. Ahora, las empresas se enfrentan al desafío de reinventarse para seguir adelante, a la espera de que la taba se de vuelta.

“En los últimos trimestres, se produjo una reconversión en el consumo de materiales de construcción. Surgieron diferencias regionales con mayor consumo en grandes centros urbanos. Asimismo, detectamos una baja fuerte en el consumo de renovación por la pérdida general de poder adquisitivo”, diagnostica Fabián García, Director General de Weber Saint Gobain. Y destaca una suba en los proyectos de inversión medianos y grandes, impulsados fundamentalmente por la baja en dólares del costo de construcción.

Por su parte, el Gerente Comercial de Tecnoperfiles, ingeniero Alberto Stok, adjudica una mayor demanda por parte de obras de viviendas particulares, edificios residenciales y del recambio de ventanas eficientes en remodelaciones, en contraste con una caída por parte de desarrollos inmobiliarios de gran escala.

“La situación del sector de la construcción sufrió un deterioro importante desde el segundo semestre del año 2018; impactó o en nuestra actividad fuertemente a partir de noviembre de 2018, cuando llevó el despacho de vidrio a valores extremadamente bajos, comparables en caídas relativas a algunas de los años 2001 y 2002 – relata Diego Rondinella, Gerente Comercial de VASA-. La única línea de productos que no sufrió la misma suerte fue el Blindex Laminado, que gracias a la concientización de seguridad en superficies vidriadas, logró que el efecto cualitativo superase al efecto cuantitativo en la elección de un vidrio seguro”.

Mientras las empresas grandes tienen cintura para balancear los altibajos, en el caso de los proveedores pyme el impacto de la caída de demanda se amplifica. “Nos viene preocupando la falta de estabilidad en la temporada baja. Este verano hemos sentido la recesión en lo más profundo, y ha ido repuntando en los meses de marzo y abril, sin llegar a los números del año 2016. Nos vamos conformando con sostener la estructura”, comparte Leonardo Bogado, Director Comercial PH-Persianas Herméticas.

A pesar (y por causa) de la situación del sector, las empresas no pierden la visión a largo plazo y se reestructuran para pasar la coyuntura, preparándose para cuando la rueda vuelva a moverse. “Saint Gobain no se queda quieto. Este año nos encontramos fusionando los equipos comerciales de Megaflex y Weber, y estamos ampliando el portfolio con la adquisición de la empresa Novoplac”, anticipa García. Al respecto, cuenta que la estrategia es engrosar el portfolio con productos que reemplacen a sistemas tradicionales de trabajo. “Desarrollamos soluciones que aumenten la productividad en obra, mejoren el costo final de la misma y aporten calidad y confort a las personas”.

Para el doctor Daniel Saramaga, CEO de Patagonia Flooring, sólo sobrevive el que más rápido y mejor se adapta: “Obviamente eso implica trabajo duro, creatividad, diversificación, perseverancia, resignar rentabilidad y, por sobre todo, tomar riesgo”. Ante el cambio del “mix de ventas”, la respuesta fue aumentar la diversidad de productos, mercados, soluciones y servicios para equiparar este ciclo de mercado.

“Estamos casi duplicando nuestra oferta de productos, creciendo mucho en el área de revestimientos y sistemas de instalación. También ampliamos las líneas de primer precio para lograr que puedan acceder otros segmentos de clientes. Generamos nuevos planes de financiación, respaldado por inversores y capital propio -ya que las tasas bancarias están en las nubes- para hacer más accesible toda nuestra oferta, ampliando la base de potenciales clientes y negocios”, comparte Saramaga.

En el mismo sentido, Tecnoperfiles decidió acompañar las inversiones de sus clientes ofreciéndoles plazos de pago más largos; y también intenta generar nuevas estrategias y alianzas comerciales.

“La macro se va a ir ajustando y la construcción se va a ver rápidamente beneficiada, ya que siempre es de las primeras en despegar. Pensamos que tiene que volver a haber un derrame de obra pública -augura García, de Weber Saint Gobain-. Ojalá retornen los créditos hipotecarios que han tenido un éxito rotundo”. En tanto, la empresa se aboca a optimizar los procesos para que el costo de los materiales sea más accesible.

Los empresarios coinciden en que la suba del costo de la energía abre un mercado para los productos y sistemas eficientes: “Notamos un crecimiento en nuestros sistemas de persianas para proyectos de obras nuevas, que especifican protección exterior en sus aberturas, además de la instalación en obras de reciclado”.

“La fuerte suba en el costo energético ha incentivado la inversión en mejorar la protección térmica y acústica de las viviendas para ahorrar energía”, acotan desde Persianas Herméticas. Lo mismo advierten en Tecnoperfiles respecto de los sistemas de aberturas de PVC. Y desde VASA, donde el doble vidriado hermético tuvo este año una performance mejor que el vidrio simple.

“Las expectativas son acotadas en cuanto al crecimiento de la construcción y el sector vidrio; la inestabilidad económica y financiera juega un papel muy importante al momento del recambio de vidrio (casi un 50% del negocio). En la obra nueva puede haber un incremento por el costo menor en moneda dura, pero la restricción al crédito hace que sea una ecuación compleja de resolver en cuanto al crecimiento esperado”, señala Rondinella. No obstante, VASA continúa “firmemente y sin demoras” las obras de la planta en Los Cardales, una inversión de US$ 220 millones que le permitirá ampliar su capacidad en un 140 %, con inicio de producción en mayo de 2020.

Bogado resume el gen empresario: “En los momentos de mayor dificultad las ideas comerciales afloran y se activan distintas estrategias que no se darían en tiempos de vacas gordas. Esperamos ansiosamente una definición política para la reactivación de nuestra economía, con o sin reelección”.

Fuente: Clarín

Dejar un comentario