Inicio » Portada

La logística mira a la obra pública

10/06/2019 |

El segundo semestre de 2018 trajo cambios en gran parte de la economía. Un año que había comenzado con buenas perspectivas se fue desarmando de a poco y el salto del dólar del mes de septiembre terminó de configurar el nuevo escenario.

Lo cierto es que el comercio exterior se achicó debido a la dificultad de importar con un dólar tan alto (y su incidencia en los precios al vender los productos) y la baja de consumo que se observó por las dificultades económicas. Las exportaciones, por su parte, tuvieron algún impulso por las ventajas de vender afuera con un dólar alto, pero tampoco crecieron demasiado.En ese contexto, las empresas de transporte se encontraron con camiones vacíos, una caída del trabajo y dificultades en la cadena de pagos.

La respuesta de algunos fue dedicarse más a brindar servicios para el transporte de materiales y maquinarias en proyectos relacionados con obra pública, sector que venía creciendo paulatinamente como una de las marcas del gobierno actual a nivel nacional. También el crecimiento en el sector de energía permitió plasmar esta nueva demanda de carga de proyectos. Infraestructura para Vaca Muerta, nuevos parques eólicos, gasoductos en diferentes provincias, parques solares y otras obras de gran envergadura, como la del Paseo del Bajo, son algunos de los ejemplos. Y, a pesar de que algunos de los proyectos se fueron terminando en los últimos meses, el sector se renueva y se reactiva constantemente.

El crecimiento de la demanda de carga de proyectos en relación al comercio exterior y la incidencia de esto en las empresas de transporte trajo aparejados algunos cambios internos en las mismas: reestructuraciones de unidades e inversiones en elementos de sujeción y seguros, cursos de choferes, entre otros, y la inserción en una nueva unidad de negocios para quienes no formaban parte de él.

Pero en el mediano plazo hay incertidumbre sobre la evolución de los negocios por la realidad económica y el escenario electoral.

Hoy se puede decir que, muy paulatinamente, las exportaciones están creciendo, lo que podría incidir en un mayor dinamismo en el transporte. Y en el caso de la obra pública la demanda se mantiene, brindándole alguna regularidad, por lo menos a corto plazo.

Fuente: La Nación

Dejar un comentario