Inicio » Portada, Vialidad

Extensión del Buen Ayre Del Acceso Oeste a la ruta 2 en menos tiempo: cómo es la autopista que conectará 12 municipios y los accesos a la Ciudad

13/08/2019 |

En tres meses inaugurarán los primeros dos tramos, de 7 y 10 kilómetros. La nueva traza cruzará los accesos a la Ciudad y cuando se complete la obra tendrá peaje.

Nueve años después de haber comenzado, una de las obras viales que puede ser clave para quienes transitan el conurbano, empieza a tomar forma. Se trata de la denominada Extensión Autopista Camino del Buen Ayre, que conectará el Acceso Oeste con la ruta 2, a la altura de Berazategui. Aunque la traza completa estará lista en 2023, según la previsión oficial, en tres meses comenzarán a inaugurar los primeros tramos.

El proyecto se lanzó en 2010, aunque los anuncios habían comenzado cinco años antes. Después, entre 2010 y 2015, mostró un grado de avance del 23%. Ahora, desde el Ministerio de Transporte prometen que en tres meses se inaugurarán los primeros tramos: uno de 10 kilómetros que conecta las localidades de Mariano Acosta con 20 de Junio; y otro, de 7 kilómetros que, pese a ser más corto, es más importante porque funcionará como enlace entre la ruta 3 y la autopista Ezeiza-Cañuelas, en los partidos de La Matanza y Ezeiza.

«Esta es la primera autopista en 20 años que se construye desde cero en el Área Metropolitana de Buenos Aires; la última había sido Ezeiza-Cañuelas -señala el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich-. Es una obra gigante, se construye en traza nueva atravesando campos y zonas urbanas para constituir la primera vía rápida que va a conectar todo el conurbano. Va a ser una solución de movilidad para los millones de bonaerenses; una persona que vive en Berazategui y va a Pilar se va ahorrar una hora de viaje.»

Fuentes oficiales explican que parte de la complejidad de la construcción de la nueva autopista tiene que ver con que se requieren unas 3.900 expropiaciones de tierras, justamente, porque se construye a través de campos o zonas urbanizadas, donde no había una traza previa ni calles. Esto implica remover tierras, llevar a cabo obras hidráulicas y también de rampas y vinculaciones.

La autopista conectará con todos los accesos a la Ciudad. Así, se cruzará en su inicio con la Panamericana, con el acceso Oeste, hasta donde llega el Camino del Buen Ayre en la actualidad, luego con la ruta 3, la autopista Ezeiza-Cañuelas (que es una continuación de la Riccheri), las rutas 58 (vincula la Ezeiza-Cañuelas con los barrios de Canning y Ezeiza) y 53, y finalmente con la ruta 2.

La obra comprende un total de 83 kilómetros que, sumados a los ya existentes, sumarán 108. Los municipios que atravesará serán 12: San Isidro, San Martín, Tres de Febrero, Hurlingham, Ituzaingó, Merlo, La Matanza, Ezeiza, San Vicente, Presidente Perón, Florencio Varela y Berazategui.

Se estima que beneficiará a más de 12 millones de habitantes de esos distritos, y será utilizada todos los días por más de 50 mil usuarios que, en el caso de los que viajen desde La Plata hasta Pilar, ahorrarán hasta una hora de viaje. Además, durante la etapa de construcción, genera 2.800 puestos de empleo directo e indirectos.

En la actualidad, el primer anillo que circunvala la Ciudad de Buenos Aires es la General Paz. Le sigue el Camino de Cintura, o ruta 4; y luego está la ruta 6, que va desde La Plata hasta Campana.

Para el que será el tercer anillo vial está prevista una inversión total de $ 17.540 millones. Los tres primeros tramos, desde el Buen Ayre hasta la ruta 53, están en ejecución. La traza entre el Acceso Oeste y el barrio 20 de Junio, en Merlo, tiene 26 kilómetros y, según la información oficial, está avanzada en un 70.4%.

Desde 20 de Junio hasta la ruta provincial 58, en San Vicente, hay 29 kilómetros y los trabajos están resueltos en un 67.8%. Mientras que entre esa ruta y la 53, en Florencio Varela, hay 18 kilómetros: allí, los trabajos apenas superan la mitad (52.9%).

El trayecto que resta está proyectado y todavía no se licitó. Son los 10 kilómetros que completan la nueva autopista entre la ruta 53 y la ruta 2.

El plan original, elaborado por el Gobierno anterior, preveía extender el camino hasta La Plata. Pero como iba a atravesar el Parque Pereyra, pulmón verde esencial en la zona, hubo resistencia vecinal y cuando se retomó el proyecto se cambió por el actual, que llega hasta la ruta 2 y permite el enlace con la autopista Buenos Aires-La Plata para ingresar a la capital provincial.

Ahora, el Camino del Buen Ayre es administrado por la Ceamse. Pasa por el relleno sanitario Norte 3, en José León Suárez. Según pudo saber Clarín, el nuevo tramo quedará a cargo del Gobierno nacional, ya que, al menos hasta ahora, no está previsto que pase a manos de la Provincia, como ocurrió con rutas como la 6 o la 2.

Acerca de si se instalarán cabinas de peajes, las fuentes dijeron que está proyectado pero recién para 2023, una vez que esté completo todo el trayecto, con enlaces, rotondas y puentes incluidos.

Ahora, ni el Camino de Cintura ni la ruta 6 tienen cabinas. En esta última, se llegaron a construir cabinas a la altura de San Vicente. Aunque un fallo judicial frenó la iniciativa, que hasta el momento no avanzó.

Fuente: Clarín

Dejar un comentario