Inicio » Actualidad

La tragedia de Ezeiza, TGLT y la sombra de Nicky Caputo

25/09/2019 |

La desarrolladora a cargo de la obra civil de la nueva terminal de partidas del aeropuerto internacional adquirió el año pasado el 82% de las acciones de la constructora del «amigo del alma» del presidente.

La obra civil del nuevo hall de partidas de Ezeiza se caracteriza por una estructura metálica, el llamado “Zeppelin”, que supone un sistema de soldaduras complejas, similares a las que se usan en la industria naval. Ese es el trabajo que se estaba apurando en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, para llegar al lunes 30 de septiembre, el día previsto para que el presidente Mauricio Macri la inaugurara.

Inscripta en la “revolución de los aviones” pregonada por el ministro de Transporte Guillermo Dietrich, que se inició con el ingreso de las low cost al mercado y la habilitación más de un centenar de rutas nacionales e internacionales a compañías extranjeras, en detrimento de Aerolíneas Argentinas, la megaobra de Ezeiza era una necesidad en el año electoral.

Financiada por el Estado nacional y por Aeropuertos Argentina 2000, la empresa de Eduardo Eurnekián que tiene la concesión de la terminal hasta 2028, la obra civil, de la que participaban varis decenas de tercerizadas, era llevada adelante por las constructoras TGLT y Rovella Carranza.

El grupo desarrollador TGLT S.A., principal jugador del real state en la Argentina y Uruguay y responsable de lujosos emprendimientos inmobiliarios como los edificios Ástor (en San Telmo, Palermo y Núñez) y Forum (Alcorta y Puerto Madero), adquirió en enero de 2018 el 82,32% del capital accionario de Caputo Sociedad Anónima Industrial, Comercial y Financiera, la constructora de Nicolás “Nicky” Caputo, el “amigo del alma” del presidente Macri. La fusión se consumó en octubre del año pasado y TGLT se convirtió en la controlante de Caputo.

En agosto del año pasado, TGLT se quedó con la obra de la Nueva Terminal de Partidas de Ezeiza, que comprende la obra civil, señalética, instalación sanitaria y gas, instalación de detección de incendio, instalación de extinción de incendio, redes cloacales externas y redes pluviales, e instalación termomecánica, por un valor de $876.995.000 más IVA y un plazo de ejecución de doce meses.

El Ministerio de Trabajo de la Provincia había ordenado clausurar la obra que colapsó este martes en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza y que causó la muerte de un operario y al menos diez heridos más.

La resolución consta en los legajos de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) y está fechada el 13 de septiembre pasado, luego de una inspección de la cartera laboral a la terminal aeroportuaria.

La visita de los funcionarios bonaerenses al Aeropuerto Ministro Pistarini se dio tras diversas denuncias del gremio de la construcción sobre irregularidades llevadas adelante por la empresa FOSTE S.A. y TGLT, la constructora madre, que fue propiedad de Nicolás Caputo, amigo íntimo del presidente Macri.

Fuente: Ámbito.com, Tiempo Argentino

Dejar un comentario