Inicio » Actualidad, Portada

Sisto Terán coordinará el nuevo Plan Belgrano

20/01/2020 |

El tucumano será el responsable de administrar las obras públicas para todo el norte argentino. La unidad formará parte del Ministerio de Obras Públicas de la Nación.

El nuevo Plan Belgrano quedará en manos de dos tucumanos. Ellos son Sisto Terán, otrora coordinar de la Unidad Ejecutora Provincial dependiente del Ministerio de Economía de Tucumán, y Marcelo Caponio, ex legislador y apoderado legal del Partido Justicialista de Tucumán.

Ambos dirigentes estarán a cargo de una cartera clave para las pretensiones de la Provincia de garantizar la ejecución de grandes obras públicas, aprovechando que el Gobierno Nacional es del mismo color político. En ese sentido, en agosto el gobernador Juan Manzur firmó con el entonces candidato a presidente Alberto Fernández un compromiso con cinco pedidos que Tucumán consideraba fundamentales e impostergables. La gestión de Terán, en principio, seguiría ese camino, según él adelantó a eltucumano.com, unos días antes de su nombramiento.

La unidad fue creada a fines de 2015, con José Cano a la cabeza, y promocionada como un plan de “reparación histórica” para todo el norte argentino. Sin embargo, el ahora diputado de Juntos por el Cambio (JxC), junto a Domingo Amaya y Lidia Ascárate los tucumanos en la Cámara baja que aún le deben su lealtad al expresidente Mauricio Macri, dejó su gestión en julio de 2017 con tan sólo 12 obras ejecutadas en su haber. Con el correntino Carlos Vignolo como último coordinador del área, la cuestión no mejoró demasiado: se ejecutó el 45% y se realizaron 3.795 obras. Una “reparación histórica” que se quedó a mitad de camino.

En este sentido, Terán argumenta que la razón del fracaso fue que el programa abarcaba demasiado. “El Plan Belgrano tenía una enorme cantidad de cosas, muy diversas, creo que era demasiado ambicioso. Era muy importante en lo nominal, pero en lo practico no”, asegura.

Con el programa conducido por Cano se entregaron desde ambulancias, se inauguró pavimento, iluminación, parquizado y se luchó contra el narcotráfico y hasta se anunció el reingreso del limón tucumano a Estados Unidos. Si bien la unidad no tenía poder para licitar, de alguna forma casi siempre figuraba como una estampa en las obras inauguradas por el Gobierno nacional en algunas de las 10 provincias que abarcaba el plan.

“Es muy difícil trabajar de esa manera; no tenía poder de ejecución; creo que el plan debe estar circunscrito a programas de financiamiento externo para obras hídricas y viales”, señala Terán y adelanta cuál es su obra de ensueño inmediata: “Tengo el sueño de poder hacer la autopista San Miguel de Tucumán ─ Termas del Río Hondo”.

Y así como su nuevo coordinador demanda un cambio en la modalidad de trabajo, el Plan Belgrano inevitablemente tendrá una vuelta de rosca. Por eso pasará a formar parte del Ministerio de Obras Públicas de la Nación y cambiará de nombre a Plan Norte Grande.

“Me gustaría concretamente comenzar con plantas de tratamiento de líquidos cloacales en Alderetes y Banda del Río Salí, y distintas obras presentadas ante organismos internacionales”, adelanta el flamante coordinador, que no es ajeno a las dificultades económicas y administrativas para la ejecución de obras públicas en la Argentina. “Argentina tiene grandes dificultades para realizar obra pública y va a tener que apelar a financiamiento externo con destino de crédito”, explica y menciona al Banco Mundial y Banco Interamericano del Desarrollo, organismos que recientemente visitó junto al gobernador tucumano para garantizar fondos para los cuatro años de gobierno de Alberto Fernández.

 

¿Y el dique Potrero Clavillo?

Por ahora, el Complejo Hídrico Multimodal Potrero del Clavillo-El Naranjal continuará siendo un sueño para Tucumán. La obra que lleva más de 40 años en carpeta, había sido una de las grandes ambiciones declamadas por José Cano frente al Plan Belgrano pero que, en los papeles, al menos no estuvo entre las prioridades.

Antes de dejar su cargo, Cano admitió que se habían incluido sobre la marcha obras que no estaban contempladas en el armado inicial. Entre ellas, el dique Potrero El Clavillo. “Recorrimos las 10 provincias del norte. Interactuamos con todos los gobiernos provinciales. Incorporamos obras como Potrero del Clavillo-El Naranjal que no estaban en la órbita, en la primera etapa del Plan Belgrano”, había dicho en julio de 2017.

Sisto Terán no quiere crear falsas expectativas, y deja entrever que la mega obra podría no estar en los planes de la actual administración nacional, al menos hasta que la situación mejore. “Es mucho más complejo, no voy a generar expectativa. Es una obra que incluye rutas, una presa hídrica arriba y abajo, una generadora de hidroenergía; es una obra de altísima complejidad y un costo elevado, por lo cual requiere un financiamiento especial”, explica. Y si bien Terán conoce a fondo el proyecto, admite que su ejecución es casi un imposible: “Lo tengo bastante avanzado, pero son palabras mayores”.

 

Obras comprometidas para Tucumán

  1. Ejecución de obras de saneamiento. Manzur solicitó que, en el plazo de cuatro años, se realicen las inversiones necesarias para culminar las plantas de tratamiento de líquidos cloacales de Banda del Río Salí y Alderetes, obras que cuentan con un porcentaje de financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Además, la ampliación de presupuesto para la construcción y renovación de redes de agua potable y sistemas cloacales ya existentes.
  2. Viviendas sociales. La Provincia le demandó al Gobierno nacional entrante la ejecución de un ambicioso plan de viviendas sociales, una deuda pendiente de la administración saliente, que tuvo al tucumano Domingo Amaya como responsable en la materia. Son unas 4.000 viviendas sociales las que solicita Tucumán, un megaemprendimiento equivalente a Lomas de Tafí.
  3. Obras viales pendientes. Se solicita “avanzar sobre los proyectos pendientes por la Dirección Nacional de Vialidad”. El pedido puntual es concretar la construcción de una autopista que una San Miguel de Tucumán con Termas de Río Hondo. La obra había sido licitada en dos ocasiones, según revelaron en su momento fuentes del Plan Belgrano a La Gaceta, pero su ejecución había fracasado por inconsistencias.
  4. Obra de logística para potenciar la producción. La última obra que solicita el gobernador tucumano a Alberto Fernández es la construcción de una estación multimodal de carga en Cevil Pozo. Desde allí, la intención es interconectar las vías de los ferrocarriles Mitre y Belgrano, rutas nacionales y provinciales. Un lugar que servirá como base para el acopio y envío de la producción tucumana hasta el Aeropuerto Benjamín Matienzo.
  5. Ley de Bioetanol y Biodiesel. El último punto de los cinco solicitados por Manzur a Fernández es la sanción de una ley que favorezca la producción de etanol para biocombustibles. Un sector muy golpeado por la crisis, que en los últimos meses sólo recibió como buena noticia la extensión hasta 2023 de la ley 26.093 de Regulación y Promoción para la Producción y Uso Sustentables de Biocombustibles, que caduca en 2021. Anuncio de campaña realizado por Mauricio Macri durante su campaña presidencial, pese a que, como diputado, en 2006, había votado contra la medida.

Fuente: El Tucumano

Dejar un comentario