Actualidad

Fuerte interna en la Cámara de la Construcción por el interés de volver de empresarios procesados por los “Cuadernos”

La entidad debe elegir nuevas autoridades en marzo.

Como suele ocurrir antes de cada renovación de autoridades en las cámaras empresarias, las internas y pujas de poder afloran. Sucede religiosamente, a veces con soluciones rápidas de consenso y otras con tironeos difíciles de encarrilar. La Cámara Argentina de la Construcción (Camarco) debe elegir nueva comisión directiva en marzo y las clásicas disputas llegan este año con un condimento no menor: el deseo de volver a ocupar puestos importantes en la entidad de empresarios procesados por el caso de las coimas de los cuadernos.

Fueron varios los que a partir de este caso abandonaron la entidad el año pasado, aunque sus empresas siguieron siendo parte de la institución. Lo que sucede ahora, y que está siendo motivo de intensas discusiones dentro de la cámara, es que algunos de los empresarios que decidieron irse para que la entidad no quede manchada luego del caso “Cuadernos” ahora quieren volver. Y la pelea radica en que si bien algunas empresas apoyan este regreso, otras creen que sería dar un paso atrás en el avance realizado en el último año en materia de compliance.

Este tema fue parte de la conversación en un encuentro que mantuvo  la mesa chica de la cámara con el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. Fuentes que participaron de la reunión aseguraron que “se habló de todo lo que hizo la entidad para mejorar las prácticas de las empresas” y que no existe interés por parte del gobierno de que estos empresarios vuelvan a escena.

¿Quiénes son los que quieren regresar? Los dos nombres principales son Hugo Dragonetti, de la firma Panedile, y León Zakalik, de Rovella Carranza, aunque también hay otros que, si bien no quieren regresar, apoyan la vuelta de sus colegas. Es el caso, por ejemplo, de Carlos Wagner, de la constructora Esuco y ex presidente de la Camarco, durante los años de kirchnerismo. Otros referentes del sector, como el ex presidente de la entidad Gustavo Weiss, consideran que deben mantenerse al margen, aunque sus empresas sigan siendo socias de la entidad.

Tras la causa

Tras la causa «Cuadernos», la Cámara Argentina de la Construcción creó un Consejo Asesor de Integridad junto con otras medidas para transparentar su actividad

El objetivo de los integrantes de la cámara es poder arribar durante el verano a una lista de consenso, pero por el momento no hay acuerdo sobre si estas personas integrarán o no esa lista. Por lo pronto, el actual presidente de la cámara, Julio Crivelli, puso a disposición el cargo para no ser una interferencia.

“La cámara ha hecho un esfuerzo enorme por hacer una limpieza. Hoy no hay ninguna persona procesada. Los que estuvieron, se fueron. Hicimos esto con gran sacrificio, porque no están condenados. Se está defendiendo y creen que son inocentes. Pero a partir de este caso, y con el objetivo de reestablecer la imagen de la cámara ante la sociedad, se avanzó en varias acciones”, dijeron fuentes de la institución.

En primer lugar, se conformó un Consejo Asesor de Integridad, presidido por el titular de Poder Ciudadano, Hugo Wortman, y que cuenta con la participación de dos referentes internacionales del sector. A su vez, la entidad realizó un convenio con la consultora KPMG para que les hiciera una supervisión técnica de las normas de integridad. También diseñaron un Código de Etica y un canal de denuncias. “Finalmente, hicimos un acuerdo de colaboración con la cámara alemana y estamos dando clases de integridad en cada una de nuestras delegaciones en el interior del país para difundir lo que las empresas tienen que hacer en el futuro”, agregaron las fuentes.

Encuentro con Katopodis

Además de dialogar sobre todos estos avances que se han realizado desde la cámara, los referentes de la mesa chica de Camarco dialogaron con Katopodis respecto de las obras frenadas, la deuda que tiene el Estado con el sector (sólo de Vialidad, son unos $ 5.000 millones) y los pasos a seguir de ahora en adelante.

El ministro enfatizó en los últimos días que darán prioridad al 60% de las obras que están paralizadas, entre las que se encuentran muchas de vialidad y de Enosa, el ente nacional encargado de las obras hídricas y de saneamiento. “Nos fue muy bien. Nos escuchó y quedamos en que se iban a formar comisiones de trabajo para ir resolviendo cada uno de los problemas que tenemos en cada una de las áreas. Para poner en marcha obras paradas, hay que estudiar por qué están paradas”, dijo un empresario de la Camarco.

Fuente: Infobae

Entradas Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *