Inicio » Actualidad

Constructoras denuncian una «virtual cesación de pagos» en Santa Fe

02/03/2020 |

La delegación local de la Cámara Argentina de la Construcción reclama una deuda por $ 3.500 millones. Piden precisiones a la provincia.

La Cámara Argentina de la Construcción (CAC) Delegación Rosario denunció la «virtual cesación de pagos» del Estado provincial a las empresas que realizan obras públicas en Santa Fe. Alertó, además, sobre la ausencia de financiamiento para las obras en ejecución y pidió al nuevo gobierno que comunique el programa de obras a desarrollar en el corto y mediano plazo. Los empresarios del sector reclaman el pago de una deuda que está en el orden de los $ 3.500 millones.

La entidad que agrupa las empresas constructoras de la región, incluye entre sus filas a las contratistas de obra pública a nivel local. Este subsector, que mantuvo un ritmo constante de actividad en los últimos años, enfrenta desde hace unos meses una situación de crisis e incertidumbre. Les adeudan pagos correspondientes a obras ejecutadas en julio del año pasado pero además no tienen certeza sobre el plan de obras a seguir y el futuro de los trabajos que actualmente se encuentran paralizados.

«Hay contratos firmados sin principio de ejecución y obras paralizadas o neutralizadas formal e informalmente», señaló la entidad, que aclaró que las pocas obras que siguen en ejecución, continúan por la complejidad derivada de su interrupción o porque están próximas a terminar. Pero esa continuidad se da «al ritmo que pueden sostener las empresas con financiamiento propio». Esta situación pone «en severo riesgo» el patrimonio empresarial.

En un comunicado la CAC Rosario señaló que el Estado provincial debe a las empresas $ 3.500 millones. Esta deuda se remonta en muchos casos a obras ejecutadas desde julio de 2019, cuyo pago correspondía efectivizarse dentro de los 60 días de emitida la certificación.

Estas obras, aseguran, fueron costeadas con recursos propios y financiamiento de bancos y proveedores. Estos compromisos, a su vez, deben ser asumidos «para evitar las consecuencias económicas y jurídicas que derivarían en su cesación en la actividad».

 

Impacto

La CAC Rosario enumeró una serie de indicadores para dar cuenta de la crisis:

-Severa caída del empleo: según el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric), a principios de 2019 la construcción sumaba 40.500 trabajadores. En octubre, último mes informado, había bajado a 36.500. Los empresarios estiman que los registros de noviembre y diciembre mostrarán una «preocupante aceleración» de la reducción de personal.

-Empresas desfinanciadas: las firmas comprometieron gran parte de su capital de trabajo y se enfrentan a un mercado que no ofrece créditos a tasas razonables. «El Banco de Santa Fe, principal agente financiero para el descuento de certificados de obra pública en la provincia, ha interrumpido la operatoria, cerrando una de las últimas fuentes de auxilio financiero con que contaba el sector», señaló la cámara.

 

-Alteraciones en la cadena de pagos: impactan negativamente en todos los actores de la cadena de valor.

La conducción de la CAC Rosario recordó que junto a la delegación Santa Fe fueron recibidas por los ministros de Infraestructura, Silvina Frana, y de Gestión Pública: Rubén Michlig, quienes «demostraron tener pleno conocimiento de la situación y se comprometieron a buscar caminos de solución».

Pero al mismo tiempo, los empresarios alertaron que «el mero transcurso del tiempo sin respuestas concretas y la falta de previsibilidad en el futuro» complica la situación y «pone en serio riesgo la continuidad de numerosas empresas constructoras que dan empleo a 13.000 trabajadores directos y 30.000 indirectos.

Los empresarios recordaron que no es la primera vez que la obra pública se enfrenta a una crisis económico financiera en la provincia, y subrayaron que siempre actuaron en esos casos «con apego al principio de buena fe contractual y acompañando a las autoridades en la búsqueda de soluciones».

Reprogramaciones, renuncias al reclamo de gastos improductivos, refinanciación de pagos en mora mediante la emisión de herramientas alternativas como los cheques de pago diferido, fueron algunas de las herramientas utilizadas en su momento. «En todos los casos, las fórmulas de acuerdo fueron fruto de un diálogo honesto y constructivo», enfatizaron.

 

Plan de obras

En ese punto, la CAC reiteró su «plena disposición» para trabajar en conjunto con las autoridades provinciales y avanzar en la búsqueda de soluciones «rápidas y eficaces» para superar la crisis.

Los empresarios recordaron el impacto de la actividad en la reactivación de la economía y la generación de empleo. también ratificaron su convicción de que la inversión en infraestructura debe ser una política pública de largo plazo. En ese marco, consideraron «trascendente» tomar conocimiento sobre el plan de obras proyectado por la nueva administración provincial.

Fuente: La Capital (Santa Fe)

Dejar un comentario