Inicio » Ingeniería

Cuál es la relación entre el dragado y la producción agroindustrial

07/04/2020 |

Empresas en esta noticia

Con su presencia en la feria, la empresa familiar Jan de Nul explicó en detalle la estrecha vinculación entre ambas actividades.

Jan De Nul es líder mundial en obras de dragado e infraestructura marítima.

Jan De Nul dejó su sello en la Expoagro 2020. Con un stand donde se resaltaba la imponente parte de un dragado con cabezal, la empresa familiar de origen belga, líder mundial en obras de dragado e infraestructura marítima, logró llamar la atención de los visitantes, que además de ver tractores, semillas y distintas novedades que trabajan en la tierra, pudieron tocar la parte de un barco que abre caminos en el agua que luego servirán para trasladar los productos del campo.

«La gente cuando pasa nos pregunta qué hace una empresa de dragados en Expoagro. Y lo que nosotros le decimos es que existe una estrecha relación entre la producción agroindustrial y el dragado”, dijo Juan Bautista Allegrino, responsable técnico del área de desarrollo de Nuevos Proyectos. Y explicó: “El cien por ciento de la producción agroindustrial en Argentina se exporta a través de los puertos de Bahía Blanca, Quequén y a través de la hidrovía, y nosotros tenemos presencia en los tres lugares”.

 

Jan de Nul en Expoagro

En la actualidad, Jan De Nul está dragando el puerto de Bahía Blanca a 45 pies, con la draga más grande que estuvo alguna vez en América Latina. La “Gerardus Mercator” tiene una longitud de 152,9 metros, una capacidad de 18 mil metros cúbicos que alcanza los 112 metros. A su vez, seguirá trabajando en Quequén por al menos siete años más. Y hace 25 años que dragaron la hidrovía Paraná-Paraguay. “Esta hidrovía es muy importante ya que alrededor del 75% de la producción agroindustrial argentina sale por ahí. Estoy hablando de harinas, de aceites, de granos. En 2019 se operaron a través de esta vía troncal más de 2600 grandes buques de ultramar, que transportaron 69 millones de toneladas de esos productos”, detalló Allegrino.

Con respecto al trabajo en Bahía Blanca, se están realizando obras de mejora en el puerto con el objetivo de asegurar la profundidad de su principal canal de acceso. “Este hito no solo significa un trabajo clave para asegurar la operatoria de los puertos locales, sino también una obra estratégica para el país, al garantizar, con una profundidad suficiente, las exportaciones de granos y otros productos, sobre todo cuando la sequía en el norte dificulta la navegación a plena carga de los buques por la hidrovía del Paraná”, detalló.

Otro de los beneficios que remarcaron en Juan De Nul fue la previsibilidad que se logra con estas obras: “Gracias a ese trabajo, podemos tener asegurado el día que viene el barco y el día que el barco se va, ya no existe eso de que viene cuando puede. Eso da periodicidad. Eso sirve para la producción y para la exportación”.

 

Obras importantes que beneficiaron al agro

“Por todo esto, la idea de estar en Expoagro es poder transmitirle a la agroindustria la importancia que tiene la infraestructura para el campo y para la producción. Sin infraestructura no podría estar la Argentina produciendo y exportando lo que produce”, agregó Allegrino. Y a la hora de buscar un ejemplo concreto, resaltó: “El año pasado hubo una sequía muy importante, unos niveles muy bajos en el Río Paraná, la cosecha récord hubiese fracasado si no lo hubiésemos podido sacar por la hidrovía. Eso es lo que el productor se tiene que concientizar, hay obras de infraestructura que apoyan a la producción».

Y al referirse al trabajo realizado en los últimos años, puntualizó: “Diseñamos en el último tiempo una draga para la hidrovía, para la parte que va desde Santa Fe hasta Corrientes, que la llamamos hidrovía 2. Esta draga tiene status de barco argentino con tripulación cien por ciento argentina. Y entre los logros más importantes podemos mencionar que el productor y exportador sabe que hay disponible 365 días del año, las 24 horas, para que pueda sacar los buques. Esto da mayor margen de seguridad, con las consiguientes disminuciones en los costos del seguro. Es decir, baja el seguro, baja el costo del flete y aumenta el ingreso para el productor. Hay más capacidad de maniobra, ahorro de tiempos y espacio”.

Fuente: Clarín

Dejar un comentario