Inicio » Vialidad

Corrientes Con dos autovías, la rotonda tendrá un rotundo cambio de fisonomía

24/06/2020 |

Las obras que ya se encuentran en ejecución y las que se planean en la Ruta 5 modificarán la fisonomía de uno de los principales ingresos a la ciudad. Allí se adecuarán los accesos, las vías y los cruces en pos del mejoramiento vial.

Iniciadas hace poco más de dos años, las obras en la autovía que unirá Riachuelo con Santa Ana generaron varios cambios en la fisonomía rutera, aunque el más pronunciado se advierte en la zona de la rotonda de la Virgen de Itatí. Más allá de los trabajos actuales, con las adecuaciones previstas allí, ese acceso a la ciudad será uno de los escenarios de mayores modificaciones en el mediano o largo plazo, de acuerdo a cómo se desarrollen las tareas.

El nuevo semblante que tendrá ese sector comienza a vislumbrarse de manera leve, sobre todo con lo que tiene que ver con las vías vehiculares de acceso y de salida, y las diferentes conexiones que se están ampliando hacia la avenida Independencia y en ambos sentidos de la Ruta 12. Allí, la llegada para los conductores, los giros e incluso el cruce de los peatones dejarán de ser los actuales, lo que cambiará un paisaje de más de 30 años casi sin modificaciones, desde la inauguración del barrio 17 de Agosto.

El impacto visual más notorio será el cambio de forma y de tamaño de la rotonda propiamente dicha. El espacio verde, habitualmente utilizado como lugar de esparcimiento, perderá superficie y pasará de ser un óvalo a un círculo. De esta manera, con los nuevos cruces vehiculares y una porción de parque más reducida, la función de la rotonda cambiará a partir de que se implementen los nuevos modos de circulación. El lugar se encuentra cercado hace varios meses y podría seguir un tiempo más así, hasta que finalicen las intervenciones, que tuvieron algunos contratiempos.

Aunque pueda parecer una intervención menor, el retiro del mástil en el espacio que se encuentra frente a la rotonda cambiará la forma en que se conecta el tránsito que sale de la ciudad, es decir, los que circulan por la avenida Independencia y se dirigen hacia la Ruta 12 o la Ruta 5.

Justamente, la Ruta 5 será el otro factor determinante para que esa zona de la ciudad se vea completamente renovada en pos de una mejor circulación. Siendo uno de los tramos más transitados, el objetivo de Nación y de la Provincia es reforzar la seguridad vial, ya que se encuentra entre los puntos de mayor siniestralidad, tanto por los accidentes como también por los fallecimientos que se producen periódicamente.

Así, con la duplicación de calzada de esa arteria desde la rotonda hasta el ingreso a Laguna Brava, la ruta pasará a tener cuatro carriles, dos en cada sentido. Esto conducirá necesariamente a una readecuación aun más profunda, ya que confluirán en ese punto dos autovías. Así, con las nuevas vías y el ajuste de las existentes, se modificará el flujo vehicular en la zona de la rotonda, pero sobre todo se transformará de manera importante el paisaje de ese sector, uno de los más concurridos en la periferia de la ciudad.

Mientras que las obras para la autovía de la Ruta 12 ya se encuentran en ejecución y seguirán por un tiempo más prolongado; la intervención prevista sobre la Ruta 5 se encuentra recién en la etapa administrativa, aunque avanzando a buen ritmo. De esta manera, se espera que la semana que viene se realice la apertura de sobres de ofertas para la licitación, tras lo cual quedará definida la empresa que estará a cargo de los trabajos.

Fuente: El Litoral

Dejar un comentario