Inicio » Actualidad

Coronavirus en Argentina: 5.000 obras paradas en la Ciudad de Buenos Aires

Rodríguez Larreta se reunirá con Gerardo Martínez. La UOCRA y la cámara empresaria acordaron un protocolo para el transporte de los obreros a las obras.

En la Ciudad hay 5.000 mil obras en construcción que quedaron paralizadas por la cuarentena. Son casas, edificios, locales comerciales,torres. En total, hay más de 10 millones de metros cuadrados de superficie que no pueden terminar de levantarse debido a la epidemia de coronavirus según los números que manejan en el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción de la Ciudad.

Esas obras en suelo porteño le darían empleo a 130.000 personas, calculan en esa cartera. «Las obras son el motor de la reactivación económica», repiten entre las autoridades del Gobierno de la Ciudad, que están en conversaciones con la UOCRA y la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) para lograr que Nación autorice el arranque de la actividad.

Solo en abril se perdieron 35.000 puestos de trabajo en la actividad en todo el país, según un informe del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción al que tuvo acceso la UOCRA. En el gremio, que lidera Gerardo Martínez, apuntan que en el último año y medio la caída fue de 150.000 puestos.

«Estamos en 280.000 trabajadores cuando habíamos estado en 430.000 hace un año y medio. La caída es de un tercio del padrón», dijeron en el sindicato.

A esas 150.000 pérdidas de puesto de trabajo, en el sindicato dicen se le deben agregar otros tantos albañiles no registrados que trabajan como changarines, en la ampliación de viviendas, pintores o en la colocación de azulejos, por ejemplo.

A mediados de abril, y ya desesperados por la parálisis en la actividad, la UOCRA y la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) habían acordado un protocolo sanitario para poder retomar las obras privadas. Entre las medidas se incluye el control de las personas que ingresan a las obras, toma de temperatura e interrogatorios sobre posibles síntomas (tos, decaimiento y dificultad respiratoria).

Dos meses después de la presentación de ese protocolo aun no lograron el okey oficial para retomar las obras. La mayor traba radica en cómo llegan los obreros a las obras. Por el temor a los contagios masivos, el Gobierno Nacional mantiene muy regulado el uso del transporte público y el tránsito interjurisdiccional.

Así, ahora el gremio y los empresarios acordaron un nuevo protocolo, esta vez para el transporte de los obreros. Se llama «Condiciones Básicas para el Traslado de los Trabajadores» y establece que cada «empresa constructora» lleve a los obreros «desde sus domicilios hasta cada unidad de producción» para evitar el uso de «transporte público alguno durante eltranscurso de la actual situación sanitaria».

Entre sus ejes, el protocolo establece:

# Que los transportes serán provistos por las empresas en sus diferentes variantes -minibús, combis y colectivos de transporte escolar, hoy parados- y que dentro de los mismos se deberá guardar «la distancia mínima de distanciamiento social de no menos de 1,50 metros entre personas sentadas. A tales efectos, se dejará 1 asiento vacío entre pasajeros o empleando una ocupación de coche igual al 50% de su capacidad máxima registrada»

# «Se inhabilitará la primera fila de asientos de los vehículos para guardar distancia con el conductor».

# El servicio de transporte contratado colocará una pantalla de aislamiento transparente entre pasaje y conductor, pudiendo la misma ser rígida o semirrígida (no menor a 1.5 micrones)».

# El servicio de transporte contratado colocará un punto de desinfección inmediatamente cercano a la puerta con alcohol gel».

# «Cada Empresa Constructora definirá el recorrido del transporte, de acuerdo al relevamiento de la población interviniente en el proceso productivo, priorizando minimizar trayectos según estudios de logística por emplazamientos y con el objeto de asegurar los escalonamientos de ingresos».

# «La unidad deberá operarse con sus ventanillas abiertas para facilitar la ventilación continua, aun en épocas invernales y serán retiradas todas las cortinas y decoraciones de tela ó género».

Se estima que las medidas sanitarias y de transporte tendrán un impacto en el costo de las obras de entre el 8 y el 10% del total.

Horacio Rodríguez Larreta y el ministro de Desarrollo Económico José Luis Giusti se reunirán con Gerardo Martínez, jefe de la UOCRA. Buscan que Alberto Fernández autorice de nuevo las obras privadas.

Una de las trabas sería Axel Kicillof, que teme que por el tránsito interjurisdiccional crezcan los contagios en el Conurbano. Del total de los obreros de la construcción que normalmente cumplen tareas en la Ciudad, el 75% vive en el GBA.

Fuente: Clarín

Dejar un comentario