Equipos y materiales

Hidromek adquiere las motoniveladoras Mitsubishi

Empresas en esta noticia

Desde hace unos años, la marca de maquinaria de obras públicas y construcción Hidromek está en boca de todos. Su calidad, durabilidad y servicio post – venta son aspectos muy comentados por los clientes y temidos por los importadores y distribuidores de la competencia de los países donde se va estableciendo esta marca de origen turco.

Comenzó hace años con un modelo de retrocargadora y hoy en día cuenta ya con una gama muy completa que continúa incrementando, especializándose igualmente en nichos tan específicos como la demolición, los equipos industriales, las excavadoras con brazo largo para la limpieza de cauces, los equipos ferroviarios, para tunelización, etc.

Este crecimiento continuado a lo largo de los años se ha visto recientemente incrementado con la compra de una de las marcas de equipos de nivelación más prestigiosas que existían en el mercado. Se trata concretamente de las motoniveladoras japonesas Mitsubishi. Con este acuerdo, Hidromek adquiere el negocio de motoniveladoras de MHI, un equipo de construcción utilizado principalmente para la preparación del terreno, construcción de carreteras y pistas, y la remoción de nieve. Esta adquisición autoriza a Hidromek a hacerse con la propiedad de la marca, con su tecnología, sus oficinas técnicas, así como con los centros de producción que la empresa japonesa cuenta por todo el mundo. Entre sus centros fabriles más importantes se encuentra la planta de Tailandia, conocida como MHI Pornchai Machinery Co, lo que permitirá a Hidromek contar con un centro de producción en Tailandia y así dar el salto a su internacionalización en el continente asiático.

Con esta adquisición, Hidromek comienza el año 2014 con una gama más amplia, mayores centros de fabricación y distribución ubicados en todo el mundo, y una red de distribución que permitirá su rápida expansión por el mercado asiático. “Hidromek va a seguir desarrollando sus propios equipos, pero si se encuentran otras oportunidades, estamos abiertos a realizar nuevas adquisiciones”, comenta Hasan Basri Bozkurt, presidente de Hidromek.

Hasan Basri Bozkurt, presidente de Hidromek (izda.), Zafer Çaglayan, ministro turco de economía (recientemente dimitido) y Takao Oka, como máximo representante de Mitsubishi (dcha.), tras el acto de la firma de adquisición.

El acuerdo de compra entre Hidromek y Mitsubishi Heavy Industries tuvo lugar el pasado 18 de noviembre en la zona industrial de Ankara, donde Hidromek tiene parte de sus unidades de fabricación y ensamblaje. Al evento acudieron los miembros de la familia Bozkurt, propietaria de Hidromek; el presidente de la empresa, Hasan Basri Bozkurt; gerentes y directivos de las diferentes divisiones de Hidromek; responsables de la división de equipos especiales de Mitsubishi Heavy Industries, entre los que destacaba Takao Oka, como máximo representante; y el anterior ministro de economía turco, Zafer Çaglayan, dimitido recientemente de su puesto en el Gobierno turco, quien avaló con su presencia la firma de adquisición.

Hidromek actualmente exporta sus máquinas retroexcavadoras y excavadoras a más de 50 países en los cinco continentes a través de su red de distribución de más de 100 puntos de venta. En Europa tiene dos filiales, en España y Rusia, que ofrecen servicios de venta y postventa a sus clientes en los mercados de Europa y Rusia, respectivamente. Hidromek West, con base en Barcelona, opera en Europa Occidental; Hidromek Russia, en el mercado ruso y países limítrofes; e Hidromek Turquía, la central, para el resto de países de Europa Oriental.

Con la adquisición de Mitsubishi, se complementa la estructura mundial con la apertura de la delegación de Hidromek Asia, centrando su futuro más inmediato en la introducción de sus equipos en países como Vietnam, Camboya, Indonesia, Malasia y la propia Tailandia.

Las motoniveladoras Mitsubishi, que desde su adquisición por parte de la empresa turca saldrán al mercado con el nombre de Hidromek, se continuarán fabricando únicamente en la fábrica de Tailandia para todo el mundo, la cual cuenta actualmente con 150 trabajadores. Sobre los modelos clásicos Mitsubishi, el departamento de I+D de Hidromek ya está desarrollando actualizaciones y modernizando las líneas, lo que permitirá lanzar al mercado unos equipos más productivos, con una imagen más actual y una mayor fiabilidad.

HIDROMEK, FABRICANTE DE MAQUINARIA

Hidromek es una empresa familiar de origen turco que inició su actividad en un pequeño taller de Ankara de 200 m2 en el año 1978. Actualmente, cuenta con varias plantas de producción y ensamblaje en Ankara e Izmir, en Turquía, así como la recientemente adquirida en Tailandia. Exporta sus retroexcavadoras y excavadoras a más de 50 países en los 5 continentes a través de su red de distribución de más de 100 puntos de venta. En Europa tiene dos filiales, en España y Rusia, que ofrecen servicios de venta y postventa a sus clientes en los mercados de Europa y Rusia, respectivamente. Junto con sus 1.400 empleados, las ventas netas de Hidromek en 2012 alcanzaron aproximadamente los 342 millones de dólares americanos, lo que la sitúa en la posición 46 del ranking mundial de constructores de equipos de construcción, aunque se espera, con el nuevo plan de expansión, alcanzar los 1.000 millones en los próximos años.

La producción actual de Hidromek es de 5.000 máquinas, de las cuales 1.400 son excavadoras, 2.800 son retrocargadoras, y 800 son minis. En Ankara cuenta con una fábrica de piezas para excavadoras y retrocargadoras, donde se realizan todas las labores de corte, plegado y soldadura de las piezas; un centro fabril para la fabricación de componentes para retrocargadoras, que por la noche se transportan en camión a las instalaciones de ensamblaje de Esmirna, a 700 km de distancia; otro dentro de fabricación de componentes de excavadoras; y un centro de ensamblaje de excavadoras con una producción de 5,5 equipos diarios. La producción del centro de ensamblaje de retrocargadoras en Esmirna es de 16-18 equipos al día.

La fábrica de componentes de retrocargadoras de Ankara fabrica anualmente 50.000 cilindros solo para las mixtas, mientras que los cilindros para el movimiento del brazo, el balancín y la cuchara de las excavadoras se adquieren a un fabricante coreano que suministra alrededor de 5.000 cilindros anuales.

Actualmente, se está acometiendo una inversión de 40 millones de euros en la construcción de una nueva planta sobre una superficie de 1.000.000 de metros cuadrados. El proceso se encuentra en fase de movimiento de tierras, y se espera que para abril comience la primera fase de construcción, lo que permitirá incrementar la actual producción anual de 5.000 máquinas hasta las 10.000 unidades en los próximos diez años (según su plan estratégico para la próxima década), de las cuales 7.000 serán retrocargadoras y 3.000 excavadoras, cargadoras y minis.

Además de los equipos actualmente en producción, Hidromek está a punto de lanzar su primera cargadora de ruedas. El nuevo prototipo se encuentra perfectamente probado y se tiene pensado que a mitad de 2014 se haga su presentación oficial. Además, tienen pensado incrementar su gama de equipos de medio tamaño e introducirse de lleno en el sector de las minis.

LAS INSTALACIONES FABRILES DE ESMIRNA

El complejo fabril de Hidromek en Esmirna, en las proximidades de la ciudad de Izmir, se encuentra situada en la zona franca con la que esta ciudad cuenta. En ella, más de 210 compañías se dedican a la fabricación o ensamblaje de sus equipos, entre los que se encuentran otros conocidos de la maquinaria, como pueden ser Mecalac o Sumitomo. Esta área se encuentra ubicada a 5 minutos del aeropuerto, a 15 minutos del puerto y da trabajo a unas 20.000 personas. Esta zona franca, cuyo suelo pertenece al Gobierno, se alquila a todas aquellas empresas que se quieran instalar en Turquía, y aunque su ocupación es del 95%, ya se están realizando las gestiones correspondientes para duplicar dicho espacio. El complejo fabril de Hidromek en Esmirna es un centro de ensamblaje de grandes dimensiones para retrocargadoras con suministro de piezas diario desde la fábrica de Ankara. Sus inicios se remontan al año 2000 y en ella trabajan 175 empleados.

Sobre una superficie de casi 38.000 metros cuadrados (de los cuales 15.500 están cubiertos), entre 16 y 18 retrocargadoras se producen diariamente. La fábrica está dividida en cuatro zonas, habiéndose construido la primera en el año 2000, mientras que la última todavía se encuentra sin terminar.

Todas las piezas que conforman las retrocargadoras llegan en crudo desde las fábricas de Ankara, incluidos los brazos, balancines y cucharas, y en la fábrica de Esmirna son sometidas a limpieza en dos líneas de chorro de arena, antes de su paso a las cabinas de pintura. Todas las piezas y muchos rodillos son pintados de sus colores blanco y negro característico en estas instalaciones, para pasar posteriormente a la zona de horneado y a la colocación de pegatinas.

Los colores blanco y negro se adoptaron en el año 2011 tras un estudio donde se pudo ver cómo los equipos pintados con esta tonalidad eran mucho más visibles desde la distancia.

Además, estos colores aguantaban mejor el paso del tiempo que el clásico color amarillo de otros fabricantes.

En las cadenas de ensamblaje de las retrocargadoras se aprecian varios detalles que vienen a confirmar que la calidad de estos equipos no es un mito. Por ejemplo, este fabricante no utiliza latiguillos de más de 2,5 metros de longitud, frente a otros muchos de la competencia, cuya longuitud puede llegar a alcanzar hasta los 6 metros. Por otro lado, se aprecia cómo Hidromek utiliza siempre componentes sobredimensionados, lo que hace que estos equipos sean muy robustos, muy fiables y tengan una mayor duración en el tiempo.

La fábrica de Esmirna produce entre 16 y 18 mixtas a un solo turno de 9 horas. Es decir, se trabajan 45 horas semanales.

Al terminar la cadena de ensamblaje, además de los propios controles de calidad instalados en la cadena de fabricación en Ankara y en la cadena de montaje en Esmirna, todos los equipos son sometidos a un exhaustivo chequeo en el aspecto mecánico, hidráulico y eléctrico. De hecho, el control de calidad final de la máquina es considerado por Hidromek como una parte más de la cadena de montaje.

Cada equipo que sale de dicha cadena es sometido a más de 100 chequeos diferentes por operarios distintos, además de los aspectos relacionados con la seguridad, realizándose este último por tres operarios diferentes.

Cuando se detecta algún problema, el equipo es llevado a una nave específica donde se repara o soluciona el mismo. Posteriormente, la retrocargadora vuelve a la zona de chequeos donde se verifica si el problema está solucionado.

Una vez terminado el control de calidad total de la máquina, si se detecta algún fallo de pintura, se repasa, y se termina el equipo con la limpieza y colocación de las pegatinas identificativas.

Como puede apreciarse, el modelo de control de calidad de la empresa Hidromek se realiza sobre todos y cada uno de los equipos fabricados, lo que hace muy difícil que algún equipo salga al mercado con problemas. Este sistema difiere completamente de otros fabricantes de maquinaria, donde se realiza aleato riamente a las máquinas que producen.

Los equipos para exportación se introducen en contenedores y se envían a cualquier país del mundo desde el puerto de Izmir.

LA GAMA HIDROMEK

La gama Hidromek está formada por excavadoras de ruedas, cadenas, retrocargadoras y, desde la adquisición de Mitsubishi, por motoniveladoras. La gama de excavadoras de ruedas está formada por los modelos 140W y 200W, dos equipos de 15,8 y 22,8 toneladas de peso que se caracterizan por una elevada potencia y una fuerza de arranque muy superior a otros equipos similares de la competencia. La 140W se encuentra accionada por un motor de 92,5 kW y la 200W por un motor de 121 kW.

Esta gama se espera que se complete en breve con nuevos modelos que permitan tener una línea completa de seis equipos diferentes entre las 6 y las 20 toneladas.

Las excavadoras de cadenas tienen actualmente una gama más completa, aunque también se espera que se incremente en los próximos meses. El equipo más pequeño es la 140LC, una excavadora de 14,3 t y un motor de 92,5 kW. A continuación la 220LC incrementa su peso hasta las 22,3 t y su potencia a los 120,7 kW. La 300LC ya es un equipo que sobrepasa las 30 tonelada de peso y motor de 151 kW, mientras que la 370LC HD es un equipo de más de 38 t de peso y tiene una potencia de 202 kW. Sobre este modelo se ha desarrollado su equipo de demolición.

motoniveladora mitsubishi hidromek2

Además de esta gama, que se completará en breve con un modelo de 48, 54 y otro de 75 toneladas de peso, Hidromek ofrece a sus clientes excavadoras especiales para la limpieza de cauces, para tunelización, parques industriales, las comentadas para demolición, etc.

Por último, Hidromek fabrica dos modelos diferentes de retrocargadoras, que actualmente son el 75% de su producción, además de un tercer modelo de tamaño mini, que está teniendo una aceptación excelente en el mercado. Los dos modelos de tamaño estándar son la 102B y la 102S, siendo su gran diferencia el tren de rodaje, que en el modelo S está formado por las cuatro ruedas iguales y permite 3 modelos de dirección (dirección a dos ruedas de eje delantero, dirección a las 4 ruedas 4×4, dirección a las cuatro ruedas tipo cangrejo). La versión B tiene un peso de 8,9 toneladas, mientras que la versión S sube hasta las 9,1 toneladas. Estos pesos son algo superiores si se opta por la versión telescópica del equipo retro.

La retrocargadora mini es un equipo de 3,7 toneladas, accionada por un motor de 44 kW, que sigue cosechando éxitos en aquellos países donde se comercializa. Su cuota de mercado cada vez es mayor, y en breve se verá también complementada con otros modelos de 6, 8 y 10 toneladas.

Sin embargo, la aparición más inminente en la gama Hidromek va a ser la cargadora, que tiene prevista su aparición hacia mediados de 2014. Los prototipos que están trabajando en obras públicas y en explotaciones de áridos están dando unos resultados muy superiores a los previstos, y tras unos pequeños ajustes se tiene programado su lanzamiento mundial para antes del verano.

Treinta y cinco años de experiencia, una calidad y fiabilidad desconocidas en el mercado, y una red de venta y postventa de primer nivel ya están colocando a Hidromek como una alternativa real de mercado. Con la reciente adquisición de las motoniveladoras Mitsubishi y con el inminente lanzamiento de las cargadoras, esta empresa turca se consolida todavía más en el mercado de las obras públicas, construcción y canteras. Con el plan de expansión internacional, lanzamiento de nuevos modelos y posibles nuevas adquisiciones en los próximos diez años, Hidromek va a pasar en breve del puesto 46 que ocupa hoy en la lista de los 50 mayores productores de equipos de producción en el mundo a un puesto de cabeza entre los 20 primeros.

Escrito por Fueyo Editores en 17 Febrero 2014. Publicado en : Maquinaria / Áridos

Suscripción a

Las noticias más importantes, una vez por semana, sin cargo, en su email.

Complete sus datos para suscribirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *