Ingeniería

Incorporarán 16 hectáreas a la Reserva de Costanera Sur

También recuperan el Espigón Plus Ultra, que fue la entrada original hasta 2002, cuando quedó en abandono por la crisis.

Con la llegada de la primavera, la Reserva Ecológica incorporará 16 nuevas hectáreas y a la vez volverá a habilitarse el ingreso por la entrada original (denominada Entrada Brasil), que incluye al Espigón Plus Ultra, de 1918, frente a la Fuente de las Nereidas, esculpida por la reconocida artista tucumana Lola Mora.

El anuncio del Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, al referirse al predio de 350 hectáreas en el que conviven gran variedad de especies de aves, anfibios, reptiles, mamíferos y plantas, habla de la “Nueva Reserva”. En realidad, esos terrenos siempre estuvieron dentro del notable humedal, solo que permanecían afectados a un playón de hormigón desde donde se preparaban mezclas de cemento para distintas obras de la Ciudad y que fue elegido pero luego descartado como estacionamiento para camiones de basura, justamente porque se trata de un lugar preservado.

Así, han comenzado a remover tierra fértil para rellenar ese sector, que sumará espacios verdes al gran parque natural. Según explicaron, el área será destinada a fines didácticos, ya que al menos durante los primeros meses, sólo se podrá ingresar con visita guiada. Para esto, se construyó un estanque que recrea el hábitat de las tortugas, se plantaron especies vegetales autóctonas en los canteros, y además, se construirá un estacionamiento dentro del predio para facilitar el acceso de los transportes escolares. El lugar también posee nuevos miradores que permiten contemplar y disfrutar de la Ciudad desde distintas perspectivas.

 

Al mismo tiempo, la entrada original por el Espigón Plus Ultra volverá a funcionar tras haberse cerrado en 2002 por su estado de abandono. Esta notable pieza que entra hacia la Reserva y que fue, como su nombre lo indica, un espigón que antiguamente daba al Río de la Plata, y que en 1926 incorporó el Monumento al Plus Ultra, un hidroavión español que ese año cruzó por primera vez el Atlántico desde España hasta Buenos Aires. Para la recuperación del espacio se contempló la reparación de los solados, el recambio de luminarias, la reparación de los bancos y la pintura de las barandas, la puesta en valor de los alrededores y limpiar la estatua de los grafitis. Además, el viejo Espigón cuenta con unos vestuarios que serán utilizados para la seguridad, mantenimiento y área para los guardianes, y se sumarán cámaras de vigilancia para la prevención de delitos. Así se actualizará unos de los espacios preferidos de los porteños.

Fuente: Ambito Financiero

Suscripción a

Las noticias más importantes, una vez por semana, sin cargo, en su email.

Complete sus datos para suscribirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *