Olivos, una “isla” en la crisis de la construcción

En la zona del puerto hay 19 obras en marcha que se suman a varios edificios terminados. Contrasta con la Ciudad, donde los permisos para edificar cayeron a los niveles de 2002.

En todo el país la construcción está cayendo y las estadísticas están entre las peores de los últimos años, pero en Olivos parece que no se dieron cuenta. Pese a la crisis, en los alrededores del puerto de esa localidad, cerca de la residencia presidencial, hay 19 edificios en marcha.

El sector principal es el de la Avenida del Libertador entre las calles Yrigoyen y Pelliza, pero también hay emprendimientos en las calles adyacentes, como Alberdi, Italia o Bartolomé Cruz. En la esquina de Libertador y Corrientes, por ejemplo, se está levantando una torre de 20 pisos.

A diferencia de lo que sucede en Capital Federal, donde los desarrolladores apuntan en general a hacer departamentos chicos, las propiedades que se edifican en Olivos son amplias y lujosas, en edificios que suelen tener otros servicios, como gimnasio o salón de usos múltiples. Por eso el valor del m2 es muy alto: según un informe de la consultora Reporte Inmobiliario, el precio promedio de estos departamentos es de US$ 2.794 el m2. Esto es superior a lo que se pide en edificios nuevos de Caballito o Villa Urquiza y está cerca de los US$ 3.200 por m2 que piden, por ejemplo, en los alrededores del parque Las Heras, en Palermo.

Se trata, claramente, de una oferta para un sector de altos recursos. De hecho, en Olivos pasa todo lo contrario con los departamentos usados: el precio de los alquileres se redujo el año pasado un 23,7%.

En muchos casos la construcción es impulsada por la búsqueda de un negocio y no de una vivienda: tal como pasa en Puerto Madero, muchas de las unidades construidas no están habitadas. Es que el crecimiento fue rápido: además de los 19 edificios en marcha, en los últimos años fueron terminados muchos otros de similares características. Y en muchos casos la construcción se financia con fideicomisos en pesos, lo que para algunos es una buena opción para proteger los ahorros.

Ahora, ¿por qué tanto interés en ese sector de Olivos? “La zona concentró obras por buena calidad del entorno ya construido, su homogeneidad, la conectividad y la existencia de buenos terrenos”, explicó José Rozados, de Reporte Inmobiliario.

No sólo los desarrolladores de viviendas eligen esta zona. En los últimos años muchas empresas mudaron sus oficinas a Vicente López, en parte porque los precios de los alquileres en Capital. El acceso a buenos transportes y el tránsito rápido por Libertador, Maipú y la Panamericana fueron motivos que favorecieron la tendencia. Algunas firmas incluso la consideran una opción a Puerto Madero.

La explosión inmobiliaria en Olivos es parte de un fenómeno que abarcó en los últimos años a toda la zona costera de Vicente López, y que hasta incluye la construcción de un shopping cerca del límite de la General Paz. Fue un proceso que cambió el perfil urbano de la ribera del Río de la Plata, y que no estuvo exento de polémicas: algunos de los permisos de construcción fueron otorgados por excepciones al Código de Ordenamiento Urbano que votó el Concejo Deliberante local, en sesiones muy caliente, algunas de madrugada que, siempre estuvieron sospechadas.

Por algo, así como mucha gente destaca el crecimiento del partido, otros vecinos están en contra. “La zona costera nunca tuvo una planificación urbana, el desarrollo estuvo guiado por el negocio inmobiliario. No se contempló la necesidad de ampliar la infraestructura, con cloacas y servicios públicos. No hay cocheras, las calles están saturadas. Faltan espacios verdes, cuando llueve fuerte hay zonas que se inundan, y además los edificios tan altos cerca de la costa le quitaron aire y luz a las casas cercanas”, se quejó Claudio Negrete, de la asociación Fundadores y Pioneros de Vicente López.

Lo cierto es que Olivos crece en construcción mientras el resto va en sentido contrario. En Capital, por ejemplo, el año pasado se aprobó la cantidad más baja de m2 a construir desde 2002. Respecto de la compraventa de departamentos, de acuerdo a las estadísticas del Colegio de Escribanos porteño, la caída fue del 9% en agosto respecto de igual mes del año pasado.

Informe: Zonales

Suscripción a

Las noticias más importantes, una vez por semana, sin cargo, en su email.

Complete sus datos para suscribirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.