El canal Cacique Guaymallén necesita obras por más de $ 5.300 millones

El canal Cacique Guaymallén, uno de los principales sistemas de riego de la provincia, hace agua por todos lados y por eso un estudio multidisciplinario propone obras para remediar sus males.

El cálculo de Irrigación es que estos trabajos cuestan 5.300 millones de pesos (unos 500 millones de dólares), que deben venir de un crédito internacional.

El megaplan -46 obras en total- tiene prevista una ejecución en 10 años, a partir del momento en que se dispongan los recursos económicos, porque hoy el Gobierno no cuenta con el financiamiento de los trabajos, que van desde revestir lo que resta por impermeabilizar del canal hasta construir presas y acueductos, mejorar colectores y acequias.

El resultado de toda esta proyección se denomina Programa Integral Sistema Cacique Guaymallén y fue realizado durante más de un año por profesionales del Departamento General de Irrigación, de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) y del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap).

También participaron en su desarrollo más de 20 instituciones y los 7 municipios de la cuenca: Luján, Maipú, Capital, Godoy Cruz, Guaymallén, Las Heras y Lavalle.

El Cacique Guaymallén, que tiene casi 40 kilómetros de extensión (entre Luján y Lavalle) y riega unas 38.000 hectáreas, viene soportando una serie de impactos negativos que le restan eficiencia. El plan de trabajo para remediarlos -presentado ayer por el titular de Irrigación, José Luis Álvarez, y el consultor de FAO Fernando Gomensoro- fueron validados por una audiencia pública realizada el 5 de junio, Día del Ambiente.

Para desarrollar el estudio se adoptó la metodología Evaluación de la Sostenibilidad de Sistemas Agrícolas y Alimentarios (SAFA, por su sigla en inglés), procedimiento que considera 4 dimensiones: ambiental, social, económica y gobernabilidad.

Las problemáticas identificadas alcanzan al sistema de riego, el abastecimiento a plantas potabilizadoras (Alto Godoy y Benegas, entre otras), el vertido de residuos sólidos urbanos (en cualquier época del año y especialmente tras los períodos de corta), la reutilización de aguas servidas, el ordenamiento territorial en torno de él (hay un gran número de viviendas al borde del canal) y el recurrente riesgo aluvional del Gran Mendoza.

Todos estos flancos débiles se complican más por la crisis hídrica que sufre la provincia, que se reitera por quinto año consecutivo.

Presas y “trampas” de basura

Entre el casi medio centenar de obras de infraestructura para mejorar el Cacique Guaymallén figura el revestimiento de 6,6 km del tramo superior (en Luján) y otras extensiones en el sector medio. De los 37 km del sistema, solo 10 están impermeabilizados.

Un delicado asunto es la relocalización de unas 150 familias que ocupan zonas contiguas al curso, sobre calle Chile en Luján. Para ello se prevé la construcción de un barrio de 150 viviendas.

Otra inversión es la construcción de varias pequeñas centrales hidroeléctricas en diferentes lugares, aprovechando los saltos de agua. En el inicio del canal se encuentra lista para funcionar la usina La Lujanita, que muy pronto estará entregando energía al Sistema Interconectado Nacional (SIN).

Previsiones en materia de defensa aluvional hay varias. Una es la anunciada presa de Chacras de Coria, que captaría y conduciría correntadas del pedemonte. Este dique también obligaría al reasentamiento de pobladores. Otra presa proyectada es la Sosa, en Sierras de

Encalada (al oeste de la ruta Panamericana, zona que reivindica Las Heras).

Un gran problema son los residuos que se arrojan a la corriente del cauce. Para neutralizar este flagelo se proponen “trampas de basura”, para retener desechos sólidos de todo tipo. Alguna vez se estimó que lo que se saca de este sistema de riego podría llenar un estadio de fútbol.

La readecuación de colectores, el mejoramiento de cunetas en los 7 departamentos involucrados, la construcción de un acueducto metropolitano para llegar a las plantas potabilizadoras en forma entubada y evitar contaminación, son otras de las propuestas del plan.

Asimismo figuran la ampliación de plantas potabilizadoras, la construcción de un reservorio aluvional en el colector Las Heras y beneficios en los sistemas de reúso en Campo Espejo y el canal Pescara, que podrán mejorar la seguridad alimentaria y reducir las enfermedades.

El factor turístico también fue considerado, y las iniciativas en este aspecto incluyen embellecer zonas aledañas como ocurre en Luján sobre calle Chile o lo que se quiere hacer con el parque Isgró en Las Heras.

El superintendente José Luis Álvarez dijo que todo el paquete de obras está contemplado por el Banco Mundial (BM), que ya apoyó la realización del diagnóstico. “En el próximo financiamiento que el BM hará a la Argentina estas obras tendrán posibilidad de ser incluidas”, sostuvo. Habrá que ver cuándo se ejecuta ese compromiso, muy atado a la relación del país con las entidades crediticias internacionales.

El cuace

Red a intervenir: canal Cacique Guaymallén.

Extensión: 37 kilómetros.

Alcance: riega una superficie de 38.000 hectáreas, beneficiando a 13 mil productores.

Cobertura: en su cuenca hay un millón de habitantes.

Revestimiento: solo están impermeabilizados 10 kilómetros.

El plan

Programa Integral Sistema Cacique Guaymallén

Quién lo hizo: técnicos locales y expertos de la FAO y del Prosap.

Qué hay que hacer: 46 proyectos de obra.

Inversión: unos 500 millones de dólares.

Tiempo de ejecución: 10 años.

Financiamiento: en trámite ante el Banco Mundial.

Cuándo empieza: no tiene fecha aún estimada.

Fuente: Los Andes

Suscripción a

Las noticias más importantes, una vez por semana, sin cargo, en su email.

Complete sus datos para suscribirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.