Arquitectura

La firma que se presentó a la licitación de una escuela es la misma que hizo mal la obra en la Escuela 1

Desde el sector educativo cuestionaron que la empresa pueda seguir presentándose, luego de los serios trastornos que le ocasionó a la comunidad de la Escuela 1, provocando graves deterioros en el histórico edificio. La principal preocupación es que pueda llegar a ganar la licitación para la reparación integral de la Escuela 20 y vuelva a repetir los mismos errores.

Luego de que días atrás el Municipio diera a conocer las empresas que se presentaron a la licitación para la reparación integral de la Escuela Secundaria 20, desde el sector educativo se generó una gran preocupación porque una de las cuatro firmas que se presentaron es la misma que generó graves trastornos a la comunidad de la Escuela Primaria 1 por haber tenido serias falencias en las obras que ejecutó.

Se trata de Idinet Consulting Group S.A., la cual también realizó la obra de remodelación de la guardia del Hospital Ramón Santamarina a pesar de los serios cuestionamientos que ya pesaban sobre ella.

Los trabajos que se realizarán corresponden a la Escuela Secundaria 20, situada en Rivadavia al 100, y conlleva importantes trabajos de infraestructura que establecen la intervención total del edificio, con una ampliación en la planta alta y rehabilitación y reformas en la planta baja.

La obra, que estaba prevista para realizarse con el dinero del Fondo de Financiamiento Educativo durante 2018, recién tuvo su licitación ahora luego de que en diciembre su directora, Diana Balbín saliera públicamente a expresar su enojo por la demora en los trabajos, cansada de que el edificio se inundara permanentemente.

Ahora, desde principio de año la comunidad educativa fue trasladada a la Casa del Deporte, donde tienen clases hasta que los trabajos estén finalizados.

 

La obra

La obra anunciada prevé una ampliación de la superficie del edificio, sobre la planta alta se harán techos nuevos, se rehabilitará el patio, se ajustará el SUM y se trabajará en accesibilidad. Además, se harán a nuevo los baños, con acceso para personas con discapacidad.

También se harán a nuevo todos los servicios, es decir gas, luz y cloacas y todos los desagües pluviales del edificio. El plazo estimado de las obras de 8 meses aproximadamente desde el inicio de los trabajos.

A la licitación se presentaron cuatro empresas con las siguientes ofertas: Miguel Matías Pablo (TELETEC) (oferta básica obligatoria de $ 8.481.206,00), Idinet Consulting Group S.A. (oferta básica obligatoria de $ 9.468.017), Coinal S.A. (oferta básica obligatoria de $ 9.675.527,40) y Cooperativa Falucho de Vivienda LTDA (oferta básica obligatoria de $ 8.595.764,65).

Ahora las propuestas serán remitidas a la comisión de pre adjudicación para que determine a quién adjudicar los trabajos.

 

Preocupación

La preocupación de la comunidad educativa es que se llegaran a adjudicar los trabajos a la misma empresa que tantos dolores de cabeza causó a la comunidad de la Escuela 1.

De hecho, desde esa institución se había solicitado a las autoridades que multaran a la firma y no le permitieran volver a presentarse en licitaciones. Y no sólo no sucedió ahora, sino que el año pasado a la empresa ganó la licitación para realizar las reformas en la guardia del Hospital Ramón Santamarina, trabajos que ya concluyeron.

Desde la Escuela Primaria 1 expresaron su indignación a El Eco de Tandil y afirmaron que “se trata de la misma empresa que trabajó nefastamente en la Escuela 1. Es increíble que sabiendo el dolor de cabeza que dio esa empresa y que hemos pedido que no le suceda lo mismo a otra escuela se siga presentando. En su momento pedimos que se la multe o que se la inhiba de participar en próximas licitaciones y ahí está presentándose nuevamente en otra escuela”.

 

Una obra mal hecha

Cabe recordar que en junio del año pasado la asociación cooperadora de la Escuela Primaria 1, situada en Belgrano al 500, expuso su reclamo por los trabajos que se realizaron en la institución, que se pagaron con recursos del Fondo de Financiamiento Educativo porque la obra fue mal ejecutada y por tal motivo se deterioró el histórico edificio, además de que se quedaban sin agua a media mañana todos los días.

Para la obra el Gobierno comunal destinó más de 632 mil pesos, provenientes del Fondo de Financiamiento Educativo. Cuestionaron que los pagos se seguían efectuando, a pesar de los continuos señalamientos de que la obra iba por mal camino.

La licitación se hizo efectiva entre el Municipio y la empresa Idinet Consulting Group, liderada por el empresario Gustavo Dacovich, presidente de Apymet.

En la nota del reclamo en su momento se detalló que “entre otros cúmulos de errores, inconsistencias y procedimientos negligentes, el contratista reemplazó el caño original de ingreso de agua desde la red hacia el establecimiento por una manguera cuyo diámetro es propio de una instalación domiciliaria y, por lo tanto, menor al requerido”.

“Esto produce una constante falta de agua en el uso diario, imposibilitando las tareas de desinfección y limpieza cotidiana, y el uso adecuado de baños: descarga de inodoros, lavado de manos, etc. En síntesis, la escuela, diariamente, queda sin suministro de agua a media mañana”, aclararon en la nota.

Explicaron que a lo largo de todo el proceso que duró la realización de la obra, la cooperadora hizo una serie de observaciones en que se señalaba que, de no corregirse, la obra implicaría severas fallas. A pesar de esto, los pagos se siguieron realizando.

La primera irregularidad tuvo que ver con el plazo pactado en el pliego de licitación, que era de 65 días a partir de agosto de 2016. La obra concluyó, sin embargo, días antes del inicio del ciclo lectivo del año pasado.

En cuanto a los trabajos realizados, puntualizaron que se colocaron mal las bachas de los baños, al igual que las mesadas, pegadas con un material no resistente, por lo que rápidamente se despegaron y descalzaron.

En tanto, los flexibles (tanto de bachas como de inodoros) eran “de mala calidad y estaban indebidamente sellados, por lo que generaban pérdidas de flujo de agua constantemente. Cuando esto sucedía en los baños de planta alta, filtraba al cielorraso de los baños de planta baja”.

Respecto de los pisos, se colocaron cerámicos y no de granito, tal como está estipulado en el pliego. Esta modificación en los materiales “se habría producido porque la obra hipotéticamente fue más costosa de lo previsto a causa de que hubo que arreglar algunas filtraciones en paredes. Desde Inspección se refirió oralmente que colocaron cerámicos comunes, entonces, para compensar el gasto extra debido a tales reparaciones”.

Luego de realizado ese reclamo, debieron contratar a otra empresa para que arreglara todas las falencias que había provocado la firma cuestionada.

Fuente: El Eco

Suscripción a

Las noticias más importantes, una vez por semana, sin cargo, en su email.

Complete sus datos para suscribirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *