Portada

CABA: Cierra 700 obras para disminuir circulación

Construcción: el Gobierno porteño cierra 700 obras para disminuir circulación, la UOCRA se opone.
La medida afecta a las obras de más de 2500 metros cuadrados, de un total de 3000 construcciones privadas -declaradas- el 75% continuaría en actividad.
El Gobierno porteño decidió cerrar las obras en construcción de más de 2500 metros cuadrados por tres semanas. La restricción busca disminuir “aún más circulación” y sería transitoria, según fuentes cercanas el jefe porteño y afectaría a 700 obras en ejecución. Por este motivo, el Gobierno ya convocó a una mesa de diálogo a la Cámara Argentina de la Construcción, la UOCRA, la Cámara de Desarrolladores Urbanos (CEDU) y la Asociación de Empresarios de la Vivienda (AEV) para implementar un plan de trabajo de reapertura a medida que mermen los contagios por coronavirus. La expectativa es que la apertura se realice en etapas.
“Seguirán en funcionamiento las obras más pequeñas porque son las que están en manos de empresas con menos espalda financiera para sobrellevar los costos que implica dilatar los tiempos de una construcción”, advirtieron fuentes de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) que, entre otras funciones, se ocupa de fiscalizar las obras en construcción de la ciudad de Buenos Aires.
UNO POR UNO: TODOS LOS CAMBIOS EN LA CIUDAD PARA LA PRÓXIMA ETAPA
En números, de un total de 3000 obras privadas -de las que están declaradas- serán 2300 las que seguirán en actividad, esto es un 75% de las que están en ejecución, y que emplean a alrededor de 22.000 personas -6500 procedentes de la ciudad de Buenos Aires y otras 15.000 de la provincia de Buenos Aires-, según las declaraciones juradas que los mismos constructores presentaron el año pasado a la AGC.
Por otra parte, y si bien no se aclaró qué sucederá con aquellas obras que se encuentran en etapa de demolición y excavación -más allá de su metraje-, todo indicaría que podrían seguir con la actividad como una forma de mitigar el riesgo ya que se trata de obras que no pueden quedar durante mucho tiempo detenidas porque corren riesgo de derrumbe.
El impacto de la medida
La noticia cayó como un balde de agua fría entre desarrolladores y constructores, sobre todo de aquellos que manejan los proyectos más grandes. “Debería haber sido al revés. Nosotros prácticamente no tuvimos contagio. Entrar a una obra es como entrar a la NASA”, analiza un importante desarrollador. Al mismo tiempo que advierte que “las obras de mayor metraje son las más fáciles de fiscalizar, además de tener menor densidad de personal por metro cuadrado, respetar a rajatabla los protocolos y contratar transporte privado para los trabajadores”.
Desde la UOCRA también manifestaron su malestar y anticiparon que el lunes citarán a los trabajadores a que se presenten en sus puestos de trabajo. La prioridad, según dijeron, es garantizar el salario. Además, insistieron que “está probado que las obras no contagian. Hubo nada más que 7000 contagios en la construcción, de los más de 300.000 que hubo en todo el año. Vamos por el protocolo 6.0, seis veces lo modificamos y ajustamos con las cámaras”.
La pérdida de empleo es una de las principales preocupaciones. Según los últimos relevamientos, hoy el sector de la construcción emplea a 315.000 personas, antes de la pandemia eran 360.000 y a mediados de 2018 se registraban 435.000. “Durante cinco meses del año pasado, los trabajadores aún cobrando el ATP apenas alcanzaban al 75% de su salario. Ahora en estas tres semanas, vamos a buscar alternativas con las empresas para que puedan seguir cobrando sus sueldos”, anticiparon.

Fuente: La Nación

Suscripción a

Las noticias más importantes, una vez por semana, sin cargo, en su email.

Complete sus datos para suscribirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *