El Gobierno tiene margen para volcar $170.000 millones hacia la construcción y la obra pública

Teniendo en cuenta las últimas ampliaciones presupuestarias para los Ministerios de Obras Públicas y Desarrollo Territorial y Hábitat, el oficialismo cuenta con la posibilidad de inyectar $169.640,2 millones a la construcción. A esto se suma que las obras privadas siguen en recuperación impulsadas por la brecha cambiaria.

Esta información surge a partir de la ejecución presupuestaria por jurisdicción que releva el Ministerio de Economía. Según los últimos datos, Obras Públicas ejecutó el 57,4% de los $288.163,5 millones que tenía presupuestado. Esto significa que la cartera que dirige Gabriel Katopodis todavía cuenta con un margen de $123.802,9 millones hasta fin de año.

Por su parte, Desarrollo Territorial y Hábitat utilizó 60,4% de los $115.936,7 millones que tenía de crédito para el ejercicio 2021. No obstante, el ministro Jorge Ferraresi tiene para gastar $45.837,3 millones en la construcción de viviendas hasta el 31 de diciembre.

 

Construcción

Estas medidas apuntan también a sostener la actividad de la construcción que en junio revirtió cinco meses con variaciones mensuales a la baja y tuvo un crecimiento del 6,8% respecto a mayo. El Gobierno espera que este rubro, junto a la industria, sea una punta de lanza para sostener la recuperación.

En tanto, los datos adelantados de julio son optimistas en cuanto a un sostenimiento del repunte. Los despachos de cemento tuvieron el mejor julio desde 2015 y el Indice Construya, que nuclea la actividad de las grandes empresas del sector, se ubicó el mes pasado cerca de los máximos históricos de 2013, 2015 y 2017, y 21% por encima del promedio de 2019.

Las iniciativas del Gobierno, además, apuntan a mejorar los niveles de empleo de un sector en el que su mano de obra está asociada generalmente a los segmentos poblacionales de ingresos más bajos. Los últimos datos del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric) mostraron que la ocupación sectorial se estabilizó en niveles similares a los de marzo de 2020, pero sin alcanzar aún las cifras previas a la emergencia sanitaria.

Un impacto importante para el repunte de las obras privadas puede ser el aumento de la brecha cambiaria. “Un pronunciamiento de la brecha cambiaria genera incentivos a volcar recursos hacia la construcción, dado los menores costos medidos en dólares libre, lo cual podrá aumentar la demanda de materiales”,

Fuente: El Economista

Suscripción a

Las noticias más importantes, una vez por semana, sin cargo, en su email.

Complete sus datos para suscribirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.